26 de octubre de 2021 | 22:33
Internacional

Basura electrónica superará los 57.4 millones de toneladas en 2021

La basura electrónica superará los 57.4 millones de toneladas en 2021; un peso que rebasa al de la Gran Muralla China.
Basura electrónica
Compartir en

La basura electrónica superará los 57.4 millones de toneladas en 2021, alertó el Foro WEEE de productores ecológicos.

En el marco del Día Internacional de los Residuos Electrónicos, 14 de octubre, se denunció que la basura electrónica rebasará, por primera vez, el peso de la Gran Muralla China.

Es decir, este tipo de desechos -a nivel mundial- ya supera las millones de toneladas de peso del mayor objeto artificial del mundo.

Basura electrónica mundial aumenta 2 millones de toneladas al año

La basura electrónica mundial, aumenta 2 millones de toneladas al año; cifra que ha encendido los focos rojos de los organismos dedicados al cuidado del ambiente.

De acuerdo con el Foro WEEE, el problema de generación de estos residuos está relacionado con:

  • Mayores tasas de consumo de productos electrónicos
  • Ciclos de vida más cortos de los productos (obsolescencia programada)
  • Opciones de reparación limitadas para los productos

En este sentido, el Monitor Global de Residuos Electrónicos prevé que, para el año 2030, el mundo llegaría a los 74 millones de toneladas de basura electrónica.

Toda vez que, en un periodo de 5 años, se registró un aumento potencial del 21%.

Países desarrollados ‘tiran a la basura’ 416 mil dispositivos al día

Los países desarrollados ‘tiran a la basura’ 416 mil dispositivos electrónicos al día por desuso, menciona el Foro WEEE.

Pascal Leroy, director general del foro, enfatizó en la responsabilidad individual de reciclar los aparatos antes de que se conviertan en basura electrónica.

En la medida en que la cultura del reciclaje tome más sentido en el mundo, menor será el daño ambiental provocado por la extracción de materiales nuevos.

En un millón de teléfonos móviles, por ejemplo, hay incrustados 24 kilos de oro, 16 mil kilos de cobre, 350 kilos de plata y 14 kilos de paladio.

Dichos materiales, cuando pueden recuperarse y devolverse al ciclo de producción, disminuirían un par de toneladas de dióxido de carbono.

“Cada tonelada de basura electrónica reciclada, evita alrededor de 2 toneladas de emisiones de CO2″, resaltó el experto.

“Mientras los ciudadanos no devuelvan su equipo usado, roto; lo vendan o lo donen, tendremos que seguir extrayendo materiales completamente nuevos que causan un gran daño ambiental.”

Pascal Leroy. Director General del Foro WEEE

Con información de EFE