23 de septiembre de 2021 | 03:14
Internacional

Arranca los ojos a empleado de hotel en Cambrils

Un menor de edad está acusado de homicidio en grado de tentativa tras arrancarle los ojos a un hombre
Hotel Estival ElDorado
Compartir en

Un menor de edad arrancó los ojos a un empleado de hotel en Cambrils, España, durante un brote psicótico.

El joven de 17 años habría golpeado al hombre de 62, a quien habría dejado en el suelo luego de varios puñetazos, patadas y arrancarle los ojos.

En consecuencia, el empleado del hotel Estival ElDorado fue conducido al hospital Joan XXIII de Tarragona, pues el menor ya le había arrancado los ojos.

Según el Sistema de Emergencias Médicas (SEM), la víctima aún se encuentra gravemente herida. El joven le arrancó los ojos a la media noche del 5 de julio.

Además de arrancarle los ojos al empleado del hotel, cuando los Mossos d’Esquadra llegaron al lugar de los hechos, intentó arrebatarles su arma.

Asimismo, propinó un puñetazo en la nariz de uno de los agentes hasta que lograron reducirlo y detenerlo por haberle arrancado los ojos a una persona.

El responsable de haber arrancado los ojos el empleado de un hotel en Cambrils ya había protagonizado cuatro episodios violentos anteriormente.

Arrancó los ojos a un hombre en medio de un brote psicótico

Familiares del joven de 17 años que le arrancó los ojos a un empleado de hotel en Cambrils, España, informaron que este podría estar bajo un brote de alteración mental.

Fueron ellos mismos quienes llamaron a la policía tras advertir el estado de agitación que sufría el menor de edad, que terminó por arrancarle los ojos a un hombre.

De acuerdo con fuentes policiales, la madre indicó que no era la primera vez que su hijo mostraba un comportamiento violento, pero nunca había llegado a arrancar los ojos de nadie.

Finalmente y tras arrancarle los ojos al hombre, el responsable fue sedado y arrestado; ahora está acusado de tentativa de homicidio y atentado a la autoridad.

Está por comprobarse si realmente enfrentaba un brote psicótico al momento de arrancarlos los ojos al empleado de 62 años.