20 de octubre de 2021 | 14:00
Estilo de vida

Alzheimer: hallan metales en el cerebro de pacientes

La oxidación de estos metales podría estar asociada con la causa del Alzheimer y su estudio podría servir para encontrar una cura
alzhéimer
Compartir en

De acuerdo con un estudio publicado en ‘Science Advances’, en el cerebro de los pacientes que padecen Alzheimer se acumulan metales.

Estos metales, señalan los científicos, podrían estar directamente relacionados con la causa del Alzheimer y su estudio podría servir para encontrar una cura.

Y es que aunque se conoce que las enzimas y las proteínas con cobre y hierro controlan procesos en el cerebro humano, se sabe poco sobre cómo el órgano mineraliza los metales.

¿Qué metales hay en el cerebro?

En el cerebro, existen varios tipos de metales como: el hierro, el cobre y el zinc, los cuales sirven para que este desempeñe sus funciones biológicas.

Asimismo, estos metales se utilizan en todo el cuerpo durante múltiples procesos fisiológicos, pero su mal uso en el organismo podría llegar a generar efectos tóxicos.

Y así como se comprobó la existencia de metales, recientemente se hallaron óxidos de hierro, en diferentes fases, en los tejidos del cerebro humano.

Anteriormente estos elementos metálicos biogénicos, sólo habían sido observados en, virus, plantas y microorganismos.

Por lo cual, cabe mencionar, los residuos de los metales, fueron hallados ‘post mortem’ en el cerebro de dos pacientes quienes padecían Alzheimer.

¿Cómo se relaciona la oxidación de metales con el Alzheimer?

Estos residuos de los metales, se han relacionado con el desarrollo de múltiples trastornos neurodegenerativos, incluyendo el Alzheimer.

Más específicamente, se ha relacionado con la formación de ‘placas amiloides’, una lesión patológica que se cree que está fundamentalmente implicada en la patogénesis del Alzheimer.

Y es que las placas de amiloide del cerebro de pacientes con Alzheimer contienen varias fases del óxido de hierro, y estos dentro del órgano actúan como neurotóxicas.

Por lo tanto, los científicos creen que estos metales en las placas podrían contribuir a la progresión del Alzheimer.