Estilo de vida

Reconstruyen cerebro de dinosaurio en 3D

La reconstrucción del cerebro de dinosaurio en 3D permitió a los investigadores conocer más sobre su dieta y movilidad
Compartir en
Por Mariana GutierrezDecember 14, 2020 at 12:25 pm CST

Científicos de la Universidad de Bristol han reconstruido el cerebro digitalmente con imágenes y técnicas de modelado en 3D de un Thecodontosaurus, mejor conocido como el dinosaurio de Bristol por haber sido descubierto en dicha ciudad del Reino Unido.

De acuerdo con las revelaciones que está reconstrucción del cerebro del Thecodontosauros les ha ofrecido, de acuerdo a Antonio Bell, autor principal del estudio publicado en el Zoological Journal of the Linnean of the Society, que este ejemplar pudo haber comido carne; a diferencia de sus parientes gigantes de cuello largo, entre ellos el Diplodocus y el Brontosaurio quienes eran meramente herbívoros.

“Nuestro análisis del cerebro del Thecodontosaurus descubrió características fascinantes, algunas de las cuales fueron bastante sorprendentes. Mientras que sus parientes posteriores se movían pesadamente a cuatro patas, nuestros hallazgos sugieren que esta especie pudo haber caminado sobre dos patas y ser ocasionalmente carnívora”

Antonio Bell

La reconstrucción cerebral del Thecodontosaurus en 3D

Los paleontólogos coinciden en que el dinosaurio Thecodontosaurus vivió hace unos 205 millones de años y era del tamaño de un perro grande; sus fósiles fueron descubiertos en el siglo XIX los cuales aún se conservan en la Universidad de Bristol en donde los científicos fueron capaces de implementar las nuevas tecnologías para moldear su cerebro en 3D.

Los modelos en 3D se realizaron a partir de tomografías computarizadas extrayendo de manera digital el hueso de la roca para identificar detalles de su cerebro y oído interno del Thecodontosaurus gracias a las cavidades craneales del dinosaurio.

Dentro del molde cerebral reconstruido en 3D se pueden encontrar también los lóbulos floculares esenciales para el equilibrio lo cual indica que era bípedo; esta misma estructura revela que el Thecodontosaurus era ágil y podía mantener una vista estable mientras se movía.

"Nuestro análisis mostró que las partes del cerebro asociadas con mantener la cabeza estable y los ojos y la mirada fija durante el movimiento estaban bien desarrolladas. Esto también podría significar que el Thecodontosaurus podría atrapar presas ocasionalmente, aunque la morfología de sus dientes sugiere que las plantas fueron el componente principal de su dieta. Es posible que adoptara hábitos omnívoros"

Antonio Bell

Con información de Europa Press e Infobae.