24 de octubre de 2021 | 02:08
Estilo de vida

Covid-19: Síndrome anal inquieto, posible secuela del virus

En Japón se detectó el primer caso de Síndrome anal inquieto, podría estar relacionado con el Covid-19.
Covid-19
Compartir en

Como sabemos, el Covid-19 trae consigo un sinfín de secuelas como el insomnio, la pérdida del gusto o del olfato, o fatiga. De igual manera, recientemente se informó acerca del Síndrome anal inquieto, el cual también podría ser a causa del virus.

Es importante mencionar que el Covid-19 tomó por sorpresa a toda la población, por lo que hasta la fecha hay algunos aspectos que aún se desconocen acerca de la enfermedad.

Covid-19 genera varias secuelas

Actualmente existen un sinfín de casos de pacientes que tuvieron Covid-19 y que quedan con algunas secuelas.

Además de las ya mencionadas, también hay registros de pacientes con enfermedades cerebrovasculares, deterioro de consciencia, así como lesiones en los músculos.

En esta ocasión se trata del Síndrome anal inquieto, el cual ha sido detectado en un hombre de 77 en Japón.

Registran el primer caso de “Síndrome anal inquieto” en Japón

Recientemente la revista médica BMC Infectious Diseases dio a conocer un informe, en el que revela los detalles de este primer caso de Síndrome anal inquieto, el cual se registró en el Hospital de la Universidad Médica de Tokio.

De acuerdo con la información proporcionada, el hombre fue hospitalizado por Covid-19, recibiendo un tratamiento para una neumonía leve. Fue dado de alta 21 días después de su hospitalización.

Unos días después de su alta, fue que comenzó a sentir malestares en la región anal. Así que informó a los médicos.

Ellos por su parte, analizaron los síntomas y lo relacionaron con el Síndrome de piernas inquietas (SPI), el cual se caracteriza por la necesidad casi irresistible de mover las piernas.

No obstante, algunas semanas después el hombre empezó con dolores intensos en el ano, especialmente cuando estaba en reposo; esto a su vez, le generaba sentir la necesidad de moverse.

Asimismo el paciente se percató de que con la actividad física sus síntomas se calmaban, pero volvían a aparecer cuando estaba en reposo.

“Se observaron las siguientes características en la región anal: la necesidad de moverse es esencial, empeorando con el descanso, mejorando con el ejercicio y empeorando al anochecer. La colonoscopia reveló hemorroides internas sin otras lesiones rectales”

Informe