20 de octubre de 2021 | 19:02
Cine

RESEÑA: Dune es uno de los espectáculos más grandes de la historia

‘Dune’ es uno de los espectáculos más grandes de la historia, haciéndole honor a la novela que la inspira; tenemos reseña.
Dune
Compartir en

Dune’ es uno de los espectáculos más grandes de la historia; Warner Bros. lo logró después de varios intentos fallidos. Y esta es nuestra reseña.

La historia de ‘Dune’ en cine es una de las más ambiciosas y frustrantes de la industria del entretenimiento en general.

Pasando por varias manos, incluyendo las de Alejandro Jodorowski y David Lynch, quienes no pudieron concretar su visión de ‘Dune’ como tal.

Lee esto: Filtran Dune Film a pocos días del estreno

Fue hasta la llegada de Denis Villeneuve que se pudo dar un aspecto más amplio de todo lo que implica ‘Dune’ así como de su complejidad.

Claro todo adaptado a un lenguaje ajeno al original, que es una novela de 1965 escrita por Frank Herbert, considerada una de las más importantes de la ciencia ficción.

Metámonos pues al mundo futurista-feudal de ‘Dune’, con sus casas, traiciones y mesías del desierto.

¿De qué trata ‘Dune’? Reseña con pocos spoilers

Para responder a, ¿de qué trata ‘Dune’? Podemos irnos a lo más básico. Es una historia sobre “reinos” al estilo medieval; pero en el espacio.

‘Dune’ nos muestra la historia de Paul Atreides, heredero de la Casa Atreides, quien se ve obligado a dejar su lugar de origen con su familia.

En ‘Dune’ la Casa Atreides ha sido elegida para gestionar el “feudo” del planeta Arrakis, un vasto desierto donde se extrae la “Especia”, poderosa sustancia que permite los viajes espaciales y mejora las capacidades humanas.

Sin embargo, los Atreides, además de lidiar con el “poder del desierto” y los habitantes de Arrakis, los Fremen; se verán inmersos en una conspiración que involucra al propio Emperador y la Casa Harkonnen.

Sin olvidar una especie de profecía que podría cambiar el curso de la historia y que, de una u otra manera, involucrará a Paul Atreides.

Básicamente esto es lo que atestiguamos durante las casi 3 horas de que dura ‘Dune’.

Si bien es una trama que hemos visto en otras series de época y fantasía medieval, ‘Dune’ te atrapa desde sus primeros momentos, con un ritmo narrativo lento pero sostenido.

Todo en ‘Dune’ es contemplación, lo cual no hace aburrido el relato, al contrario; todo lo que vemos agrega a la historia y de alguna manera es importante para el desarrollo.

A esto hay que sumar que ‘Dune’, desde su concepción en libro y ahora como película, tiene diversas correlaciones con el mundo real, haciendo no tan sutiles críticas al mismo.

‘Dune’ nos plantea ciertas cuestiones acerca de:

  • El poder político
  • La religión
  • El control sobre los pueblos
  • Las supersticiones
  • Cómo ciertas élites son las que moldean el pensamiento de la mayoría

‘Dune’ no es divertida, por lo menos no en la manera en que se entiende el concepto actualmente; tiene pocos diálogos o escenas humorísticas y contadas escenas de acción.

Esto puede chocar con alguna persona que busque un ritmo más dinámico y ligero en las películas. ‘Dune’ es pesada, pero no por eso menos disfrutable.

¿Cómo son los personajes en ‘Dune’?

Una buena historia no sobrevive sin sus protagonistas; ¿Cómo son los personajes en ‘Dune’? Podemos decir que todos y cada uno de ellos son impresionantes.

Actores y actrices de ‘Dune’ se meten de lleno en sus personajes trayendo a la vida sin ningún problema a las casas Fremen, Atreides y Harkonnen.

Destacan sobretodo las actuaciones de Timothée Chalamet como Paul Atreides, protagonista de ‘Dune’, y Rebecca Ferguson como Lady Jessica, madre de Paul.

Son estas dos personalidades las que se llevan toda la película, con la trama girando a su alrededor en general.

Aunque se puede acusar al Paul Atreides de Timothée Chalamet como demasiado “depresivo”, en realidad el joven nos muestra cambios sutiles que dan pie al desarrollo de personaje; de alguien dudoso y temeroso, a un potencial líder guerrero.

Otros a destacar son Oscar Isaac como el Duque Leto Atreides; Josh Brolin como Gurney Halleck; y Jason Momoa como Duncan Idaho.

Y claro, no podemos olvidar a Stellan Skarsgård como el Baron Vladimir Harkonnen; villano de la película y que sí desprende un aura despreciable que representa toda la perversión y corrupción a la que puede llegar una persona por el poder.

Lamentablemente al ser ‘Dune’ una historia tan larga en su novela, la película tiende a reducir la participación de los personajes, algunos apenas si son un simple cameo.

Dune

Esto puede molestar a fans de cierto actor y actriz. Una afectada es Zendaya con su Chani, quien apenas si aparece en contadas escenas y con muy pocas líneas.

El mismo caso para Dave Bautista y su Glossu Rabban; de hecho Jason Momoa también reduce su participación como Duncan Idaho, aunque sus intervenciones son más prominentes.

Todo esto porque se exploraría más a detalle a los personajes en una posible segunda parte de ‘Dune’; si es que esta logra una buena recepción en taquilla.

De lo contrario, se habría desperdiciado el potencial de gran parte del elenco multiestelar de ‘Dune’.

Dune

¿Cómo es la estética de ‘Dune’?

Más allá de sus personajes e historia, este es un relato que se cuenta en un medio audiovisual; ¿Cómo es la estética de ‘Dune’? Simplemente hermosa.

Música, cinematografía y fotografía son impresionantes en ‘Dune’; Denis Villeneuve nos da una película llena de imágenes y secuencias poderosas.

Como ya mencionamos, ‘Dune’ es una película más que nada contemplativa y eso se puede ver en todo el metraje.

Tenemos varios momentos de secuencias que se van armando poco a poco para dar paso a un evento mayor, nada es innecesariamente rápido.

Dune

Y cuando acontece la velocidad, esta está totalmente justificada sin hacer alarde de poder visual a base de efectos por computadora.

‘Dune’ tiene la ventaja de que puede combinar perfectamente elementos prácticos con CGI para dar un mensaje visual más natural, también gracias a que varias escenas se grabaron en locación.

También hay que destacar la paleta de colores. Durante un buen rato ‘Dune’ nos muestra tonos oscuros o grises, incluso en tomas en el desierto; para después apelar a colores cálidos, que dan a entender el cambio en el estatus de los personajes.

Todo esto viene aderezado con una espléndida banda sonora de Hans Zimmer, quien de nueva cuenta apela a las melodías épicas y grandilocuentes.

Con grandes orquestas, cantos gregorianos, órganos y demás. Claro que quien no guste de su estilo, ‘Dune’ se puede convertir en una tortura de 3 horas.

Dune

¿Vale la pena ver ‘Dune’?

¿Vale la pena ver ‘Dune’? Definitivamente, como dijimos al principio, se trata del mayor espectáculo cinematográfico de los últimos tiempos.

La historia, personajes, estética y demás es casi perfecto en ‘Dune’; su único gran problema es que se aleja de las convenciones del cine comercial actual.

‘Dune’ se trata de algo que se cuece a fuego lento y prefiere construir su mundo a través de diálogos y narrativa, más que con fan service y efectos especiales.

Con escenas de desarrollo lento y acción muy puntual, donde en un momento los conceptos pueden abrumar, no por complejos, sino por la cantidad que maneja.

Aún así ‘Dune’ es algo que todo el que guste del cine (de cualquier tipo de cine) debe de ver y juzgar por sí mismo.

Actualmente es muy difícil que un estudio apueste por una megaproducción que no se adecue a una fórmula, franquicia o tendencia; y ‘Dune’ es una de esas contadas excepciones.