September 23, 2019 01:15


Mirai, Mi Pequeña Hermana; un perfecto retrato familiar (Reseña)

Mirai, Mi Pequeña Hermana
Mirai, Mi Pequeña HermanaStudio Chizu

Un anime que se mete en lo más profundo de nuestra genealogía.

Tradicionalmente estereotipado por las series comerciales que nos llegan, dígase Naruto, One Piece o Dragon Ball; el género del anime ha demostrado en más de una ocasión ir más allá de la acción y los seres súperpoderosos, entregando películas y series entrañables que se meten en lo más profundo de nuestro ser. Tal es el caso de Mirai, Mi Pequeña Hermana, obra de Mamoru Hosoda y Studio Chizu, la cual se mete con un tema de vital importancia para el pueblo de México; la familia.

Puedes leer: La nominada al Oscar, Mirai no Mirai, llegará a México

La obra nos cuenta la historia de Kun, un niño de 4 años el cual ve como su mundo se transforma de un día para otro con la llegada de Mirai, su hermana recién nacida la cual acapara toda la atención de sus padres. Esto lo lleva a odiar a la bebé, sin embargo, su idea acerca de la nueva miembro de la familia se verá transformada cuando ella se le presente como toda una adolescente, la cual lo ayudará a comprender lo que significa ser un hermano mayor.

Mirai, Mi Pequeña Hermana; un perfecto retrato familiar (Reseña)

Si bien esa es la trama principal, en realidad esto es apenas la punta del iceberg de lo compleja y entrañable que puede ser esta obra; pues más que retratar la relación entre hermanos, nos habla acerca de todos los eventos y personas que conforman la historia de una comunidad, en este caso, la familia.

Una historia familiar

Así, el pequeño Kun aprende del pasado, presente y futuro de su familia en el sentido más extenso de la palabra; donde se involucra tanto a sus padres, sus abuelos, bisabuelos e incluso a Yuko, el perro que vive con ellos y que también forma parte de su entorno.

De cada un experiencia aprenderá algo diferente; lo que son los celos, el valor, la responsabilidad, y el amor que se puede sentir por alguien a quien al principio se odia sin razón aparente; es decir, es un proceso de maduración, pero aplicado a un niño de 4 años que era hijo único hasta hace unos minutos. Creando un sentido de comunidad sobre la individualidad; donde incluso se muestran las clásicas historias o mitos familiares que son comunes en las reuniones con nuestros parientes en México.

Tal vez es esa su mayor virtud, pues el mensaje no está encerrado al público japonés; de hecho traspasa la idea de familia oriental, que por lo general es cerrada, limitándose a padres e hijos. En la película se involucran, como mencionamos, abuelos, bisabuelos, hermanos y tíos; es decir, todo un conjunto de seres de vital importancia. Se puede decir que es parecido a SHAZAM!, sin embargo, mientras la historia de Billy Batson va entorno a la familia que uno crea con personas fuera del círculo consanguíneo; Mirai se mete más en el aspecto genealógico que puede definir el presente de una sociedad.

Recomendamos: Flavors of Youth, la nueva película de los creadores de Your Name

Doblaje y animación excelsos

Todo esto viene acompañado de un gran trabajo en términos de animación. Studio Chizu, nos presenta un diseño de personajes que puede parecer muy básico; no obstante captura a la perfección los rasgos de niños y adultos; las expresiones son muy bien ejecutadas, los movimientos fluidos y los paisajes hermosos; transmitiendo una gran gama de emociones.

A esto hay que sumar el doblaje latino, que le da un extra para nuestra región. Como ya es una costumbre, cada uno de los actores y actrices hace una labor remarcable; destacando la protagonista, la legendaria Laura Torres en el papel del pequeño Kun. Ella logra captar la esencia del personaje, además se le nota a gusto con este tipo de personajes, los niños traviesos, con quien tiene una relación cercana al interpretar en antaño al Shinnosuke de Crayon Shin Chan, y claro, a Goku, Gohan y Goten en Dragon Ball.

Es de sorprender que la actriz no haya perdido ni un ápice de su rango vocal, pues Kun exige estar siempre a tope, pues el niño llora, grita, se ríe; entre muchas otras cosas, exponiendo una absoluta grandilocuencia.

Mirai, Mi Pequeña Hermana es perfecta para todo mundo

Sea que gusten del anime o no, Mirai, Mi Pequeña Hermana es una obra que debe de ser vista por todo el mundo; no sólo por lo bella que es en términos de animación; si no por el gran mensaje que tiene acerca de la conformación de una familia, más allá de si uno tiene hermanos o no. Es una de esas obra que se te mete en lo más profundo del ser y hace que nos preguntemos ¿De dónde venimos? ¿Quienes somos? y ¿Hacía dónde vamos?

Puedes leer: Kimi no Na wa (your name); la película anime más exitosa de la historia

0
comments
view comments