23 de septiembre de 2021 | 03:06
Diversidad

Milos Zeman de República Checa: “Personas trans son repugnantes”; activistas LGBT le reclaman discurso de odio

El discurso de odio de Milos Zeman contra las personas trans, ha sido justamente criticado en todo el mundo
Milos Zeman, presidente de República Checa
Compartir en

Milos Zeman, presidente de República Checa, declaró durante una entrevista para CNN Prima News, que las “personan trans son repugnantes”.

Las palabras de Milos Zeman se dan en el Mes del Orgullo LGBT, y a poco tiempo de las elecciones legislativas de República Checa, por lo que tienen un tinte político.

“Puedo entender a gays y lesbianas, pero no a esos transgénero. Esos me desagradan desde lo más profundo de mi alma”

Milos Zeman, presidente de República Checa.

Pero también parecen genuinas, pues fue tajante al asegurar que las personas trans cometen un “crimen de la automutilación”, lo que a Milos Zeman le parece “intrínsecamente asqueroso”.

En consecuencia, la población LGBT criticó severamente las declaraciones de Milos Zeman, al considerar que fomentan el odio contra las personas trans.

Milos Zeman, a favor de la ley contra la difusión LGBT en Hungría

Milos Zeman también está a favor de la prohibición de contenido LGBT en Hungría, de hecho sus declaraciones transfóbicas ocurrieron en dicho contexto.

Al ser cuestionado sobre la ley que prohíbe la difusión de cualquier material para niños que promueva la homosexualidad en Hungría. Milos Zeman se dijo de acuerdo.

“No veo ninguna razón para no estar de acuerdo. Si fuera un poco más joven, organizaría una gran manifestación de heterosexuales en Praga”

Milos Zeman, presidente de República Checa.

Ello, pues bajo el razonamiento de Milos Zeman, lo que se busca es “proteger a los niños y asegurar a los padres que estos no serán manipulados en educación sexual”.

Por su parte, activistas LGBT temen que los comentarios de Milos Zeman hagan de República Checa otra Hungría: “Comentarios como esos tienen un impacto negativo en la salud mentad”.

En tanto, en República Checa las personas trans deben someterse a una reasignación de género y esterilización como condición para la transición oficial a otro sexo.