Columnas

Las vacunas COVID-19 y el dinero: No importa cuanto tengas, los gobiernos son primero

Vacunación contra Covid-19 en México.Liberto Ureña / Cuartoscuro

La vacuna contra el Covid-19 no es un lujo; deberían de recibirla, los que están en la primera línea de batalla.

Muchas personas creen que las vacunas contra el COVID-19 son un lujo y no lo son. Las vacunas contra el Coronavirus son para ser distribuidas por los gobiernos pues se quiere llegar a la mayor cantidad de personas posible en el menor de los tiempos.

Si las vacunas contra el COVID-19 fueran entregadas por grandes cantidades de dinero, créame que la pandemia no pudiera ser acabada como se debe. Los que ven la aplicación de la vacuna como una herramienta para generar votos para el partido en el poder, a mi parecer, tienen una visión muy limitada. ¿Estas mismas personas me podrían explicar como harían la distribución de estas vacunas si no fuera por medio de los gobiernos federales de cada país y que siguiera siendo justa para todos? Difícil.

Ex alcalde de NL, reclama vacunas de Covid-19 

En San Pedro Garza García, el municipio de mas poder adquisitivo de Nuevo León y estados circunvecinos, el exalcalde Mauricio Fernández le pidió en forma de reclamo al actual alcalde de ese municipio, Miguel Treviño, que dedicará 10 millones de pesos para comprar vacunas contra el COVID-19 para toda la población.

Habría que entender que la distribución solo puede ser hecha por el gobierno federal y que no se esta haciendo venta libre de estas. Y esto no solo es valido para México, sino para todo el mundo.

Entiendo que la entrega de este preciado y escaso recurso debe de ser por una sola vía al menos ahora.

Lo que si me preocupa es la parte donde no se le esta dando el lugar necesario a los médicos privados pues ellos también ven personas con el padecimiento y están poniendo en riesgo su vida. Entiendo que los que tienen una practica 100% privada están menos en riesgo que los que tienen una practica pública pero aun así tienen ese riesgo.

Leí la columna de Don Federico Arreola y me causo preocupación la distribución de la vacuna. Según lo poco que entiendo de medicina, las personas que se aplican una vacuna no deberían de estar enfermos porque se les podría agravar la enfermedad. 

Si las personas que se aplican la vacuna del COVID-19 son lo suficientemente responsables deberían de estar seguros de que no tienen la enfermedad, o al menos protegidos y resguardados dos semanas antes de la aplicación. 

En mi opinión, eso sería lo mas justo para los que se vacunan y para los que aplican la vacuna. Por esta razón, los llamados “servidores de la nación” tendrían que esperar su turno correspondiente para la aplicación de la vacuna. ¿No cree?

Como dice Don Fede, los primeros deberían de ser los que están la línea de batalla, los doctores y doctoras, las enfermeras y enfermeros, todo el personal de salud de instituciones públicas o privadas que tienen contacto con personas que tienen COVID-19. Los demás deberemos de esperar a que nos toque y asistir a los lugares e instituciones donde los apliquen. 

Esperemos que con la experiencia de las primeras aplicaciones se mejore la distribución para las siguientes etapas.