Libros de ayer y hoy. México y su maléfico sol negro

maléfica 2
maléfica 2Disney

Mujer de características especiales, su protagonista Angelina Jolie señala la nueva dimensión que se aplicó a la película

Dos películas en cartelera Maléfica y Soles Negros, nos conducen como el hilo en un laberinto a lo que está pasando en México.

No solo es el título, es, en el primer caso, a esa especie de maleficio que se ha desparramado por nuestro país desde hace décadas.

Maléfica un filme de Joachim Ronnig, producida por Disney, lanza la ficción que alguna vez creó Perrault y que los hermanos Grimm en su recorrido por la creación de viejos autores rescataron como la Bella durmiente.

Mujer de características especiales, su protagonista Angelina Jolie señala la nueva dimensión que se aplicó a la película, una advertencia para el respeto al poderío de las mujeres, su presencia en la vida de las familias, con un feminismo que quizá tiene un toque neoliberal, pero algo aporta. Y en el segundo, un filme de 2018 del francés- canadiense Julien Elie, es el recuento muy puntilloso y veraz -de acuerdo a sus críticos-, de lo que pasó y aún está vigente en el país, lacras tan profundas y pegajosas , que se tardará años, no diez meses, en eliminarlas.

Décadas y décadas de muerte, tortura, corrupción, desaparecidos, iniquidad, impunidad y miseria. Todo eso es visto con ojos reales por el cineasta a través de testimonios e investigaciones, pero nuestra realidad supera la ficción de su filme.

Lo hemos vivido por mucho tiempo. México no es la excepción y al mismo tiempo que las voces estentóreas coreaban lo de Culiacán, se presentaba el caso paradigmático -en mucho sentidos – del país andino, Chile. Pobreza igual que aquí, represión, muerte en este conflicto hasta llegar al toque de queda militar que caracterizó a Pinochet.

Cerca están Argentina con un Macri a punto de ser desalojado, Brasil con un Bolsonaro, neofascista y desenfrenado, y Honduras y Ecuador, sin encontrar la calma pese a las negociaciones. Y así en América latina y en el mundo, guerras, invasiones, luchas por el poder y cerca, como una alegoría permanente, el poder del imperio sobre nosotros.

 

Cada quien habla de cómo le fue en la feria, dice el dicho y es natural que lo estentóreo se imponga por su alharaca, a la prudencia de los que piden esperar un tiempo prudente. Una mosca que vuele saca de su sentidos a los rijosos antiAMLO con más razón un tema como el de Culiacán que puso los pelos de punta con versiones que solo la prudencia pudo parar.

¿Qué hay atrás?, cada quien tiene su versión, pero luego aparece la insustancialidad de los ignorantes que repiten chismes y elevan preces en contra, sin saber que hubo en el fondo. Una miradita al mundo los hubiera parado.

Las protestas son la gota que derramó el vaso, lo pequeño que formó el montón y que desde luego -como dicen que sucedió en Chile y había pasado en Honduras y Ecuador - , afloró con la potencia de un huracán para echarse encima de un estado, así haya culpables además, -y muchos-, del pasado.

Eso mismo quieren hacer en México, exigiendo el cambio mágico de un país que estuvo hundido en un pozo -y aún lo está-, por décadas.

Fue interesante la toma de postura de intelectuales, de adeptos, del pueblo y de empresarios -entre ellos Miguel Alemán Velasco-, para apoyar la decisión del presidente.

 

A los 44 años murió el dramaturgo sinaloense Óscar Liera, creador de un teatro que ronda siempre la muerte, como lo sostienen algunos críticos.

Murió en 1990 cuando ya lo cárteles se sobreponían en la tranquilidad del estado y quizá eso lo marcó. Su famosa obra Los negros pájaros del adiós, de 1987 (Fondo de Cultura Económica 2011), es el transitar por un amor conflictivo que termina trágicamente.

Son dos personajes mujeres, las que cuentan la historia de la académica Isabelle y el joven Gilberto, los dos amantes.

Se ha representado muchas veces· Yo la vi a fines de los ochenta con Diana Bracho en el papel de Isabelle y Luis Mario Moncada en el papel de Gilberto.

Este ganó el premio masculino de teatro con esa obra. La voz belicosa de los que quieren atropellar el intento de que el país cambie y sigue insistiendo en los acontecimientos de Culiacán poniendo en el centro la violencia, ignora el lado valioso de la entidad. La existencia de todos estos importantes creadores sinaloenses, - que no les importan en su puerilidad-, que trascendieron en Sinaloa con excelentes obras. Liera es considerado uno de los dramaturgos más importantes de la tercera parte del siglo pasado. Hay escritores, poetas, el rector de la universidad que impulsa la creatividad a través de su casa editorial, es hijo de un poeta precisamente, Juan N. Guerra.

Se ha dicho que el arte puede ser uno de los vehículos que salve a nuestro país, ¿será posible cuando negros pájaros cobijados bajo negros soles, cubren nuestro cielo? 

0
comentarios
Ver comentarios