Sorprendente

VIDEO: Perrito se roba los premios sin que se den cuenta

Perro Golden RetrieverTomada de video

Un perro Golden Retriever “engaña” a su dueño para que le de doble premio

En redes sociales se ha viralizado el momento en que un perrito Golden Retriever engaña eficazmente a su dueño y logra robar los premios que él tenía en el cajón tras una distracción sin que él se de cuenta; el momento ya ha superado las 3.9 millones de visualizaciones.

No cabe duda que los perros son los mejores amigos del hombre pero, en ocasiones logran engañar hasta al dueño más astuto; tal fue el caso de este lomito al que su dueño le dejó un premio en la mesa y salió un momento de la habitación no sin antes hacerle un ademán de que no lo comiera aún.

El perro, quien observó desde donde sacaba los premios se quedó quieto hasta que se aseguró que el chico había salido, luego se comió el premio que estaba en la mesa -mismo por el cual debía esperar- para después acercarse al cajón de donde provenía tan deliciosa recompensa.

El perro al fin logró robar una más la arrojó sobre la mesa y cerró en cajón tan sigilosamente como fue abierto y se puso exactamente como estaba antes de que su dueño abandonara la habitación.

Cuando el chico regresó a la habitación, notó “intacto” el premio que supuestamente le había dejado minutos antes de su partida por lo que acarició al perro y le permitió poder comerse el premio que tan ansiosamente esperaba el can.

Dogs. pic.twitter.com/ai5N6uc4g3

— Helena Morrissey DBE (@MorrisseyHelena) November 13, 2020

Todo esto sin saber lo que su perro había hecho antes para obtener doble recompensa sin que el dueño jamás lo notara aunque el lomito jamás se enteró que todas sus acciones fueron grabadas por una cámara y ahora todo el Internet sabe lo que ha hecho.

Las acciones del can han robado el corazón de muchos ante sus travesuras y su inteligencia para planearlas y, aunque algunos usuarios de las redes sociales aseguran que en realidad el perro estaba entrenado, eso no le quita mérito a su esfuerzo por querer obtener un segundo premio sin que nadie se diera cuenta.