1 de diciembre de 2021 | 15:07
Sorprendente

Le niegan entrada a un buffet porque “come demasiado”

Le niegan entrada a un buffet porque “come demasiado” y provoca pérdidas al establecimiento
Buffet
Compartir en

Le niegan entrada a un buffet porque “come demasiado” y, el dueño asegura que su presencia le hace perder dinero a su restaurante.

Los hechos ocurrieron en la ciudad china de Changsha luego de que le negaran la entrada a un bloguero a un buffet porque comía demasiado.

El bloguero identificado como Kang se autodenomina un ‘mukbang’; es decir, alguien que se graba o hace transmisiones en vivo mientras ingieren enormes cantidades de comida.

Sin embargo, de acuerdo al dueño del restaurante que ofrece buffet, durante su primera visita comió 1.5 kilos de manitas de cerdo y 4 kilos de camarones en su segunda vez.

Cliente asegura que negarle entrada a buffet es discriminatorio

El dueño de un restaurante tipo buffet le ha negado la entrada a un cliente por “comer demasiado”, asegurando que sus visitas solo le generaban pérdidas de dinero.

Ante esto, el cliente aseguró que la decisión del dueño era discriminatoria, pese a que el dueño del buffet asegura que durante sus visitas, las cantidades de comida que ingiere son exorbitantes.

Pues incluso ha llegado a beber de 20 a 30 botellas de leche de soya en el buffet y ha llegado a comerse toda la bandeja de manitas de cerdo y de camarones.

“Puedo comer mucho, ¿es un defecto?”

Kang, cliente

El restaurante se negó rotundamente a volver a aceptarlo

Luego de que se informara que un restaurante tipo buffet le había negado la entrada a un cliente porque “comía demasiado”, el establecimiento volvió a reiterar que se niega rotundamente a aceptarlo.

El hombre que durante sus visitas ha logrado comerse hasta 4 kilos de camarones, ha hecho que el restaurante tipo buffet considere personas “non gratas” a todos los ‘mukbangs’.

De acuerdo a la ley local, el propietario del local puede negar la entrada a su establecimiento de buffet sin violar el derecho del cliente.

Asimismo se aseguró que la decisión del dueño del restaurante no causará pérdidas a los consumidores por lo que no hay una infracción como tal.

Además se indica que los dueños o empresarios de establecimientos tienen la libertad de elegir si aceptan o no a los consumidores.

Con información de RT.