Detienen a hombre que asesinaba a jóvenes y vendía su carne en China

La policía indicó que era posible que Zhang Yongming, de 56 años, alimentara a sus perros con carne humana, parte de la cual vendía en el mercado presentándola como "carne de avestruz". 

Beijing, China.- Sospechoso de haber asesinado a unos veinte muchachos, de haberlos trozado, de haber vendido en el mercado de su pueblo parte de los restos como "carne de avestruz" y dado lo que quedaba a sus perros, un hombre fue detenido por la policía en el suroeste de China.

 

El caso fue revelado el viernes por el portal chino de información Guangxi News y un cotidiano de Hong Kong, The Standard.

 

Zhang Yongming, de 56 años y quien ya había estado en la cárcel por homicidio, fue detenido a fines de abril en el marco de la investigación sobre la desaparición de un muchacho de 19 años, anunció Guangxi News.

 

La policía descubrió en su domicilio, en el poblado de Nanmen (en la provincia de Yunnan, suroeste de China), el teléfono móvil y una tarjeta de crédito de la víctima. Según las fuentes, los investigadores sospechaban que podían relacionar este caso con otros, en la medida que 17 adolescentes habían desaparecido de la localidad en los últimos años.

 

Entre las personas cuyo paradero se desconoce, había algunas que vivían sólo a unos metros de la casa de Zhang.

 

"Zhang Yongming es un monstruo caníbal", comentaron algunos aldeanos citados por el portal de Internet, agregando que habían visto bolsas de plástico verde colgando delante de su casa, dentro de las cuales podía verse osamentas.

 

Según el cotidiano The Standard, la policía descubrió en el domicilio del sospechoso decenas de globos oculares conservados en botellas de licor.

 

Los investigadores también encontraron restos de carne, aparentemente humana, colgando en la casa para ser secada, según el cotidiano.

 

La policía indicó que era posible que Zhang alimentara a sus perros con carne humana, parte de la cual vendía en el mercado presentándola como "carne de avestruz", agregó The Standard.

 

Pekín envió un equipo de investigadores a la región para supervisar las investigaciones sobre la desaparición de los muchachos, y dos jefe de la policía local fueron destituidos, anunció la agencia Nueva China.

 

Los familiares de los muchachos pensaban que éstos habían sido secuestrados y forzados a trabajar ilegalmente en fábricas de ladrillos, prácticas aún muy habituales en las regiones rurales chinas.

0
comentarios
Ver comentarios