IRREVERENTE

Les platico: Mil reuniones del gabinete de seguridad = 140,000 muertes violentas en lo que va de este sexenio, el más doloso de la historia.

El presidente López Obrador considera que ya estamos viendo los resultados y tiene razón, pero ninguno de sus acompañantes a dicha “celebración” se atrevió a citar el número de personas que han muerto en los últimos cuatro años como producto de una seguridad, paz y tranquilidad que solo ven el gobierno federal y sus comparsas.

Los que celebran desde adentro del gobierno, están cegados ante la euforia de alguien que no tendrá más remedio que entregar el poder en el 2024, pero que quiere dejar a su sucesor.

Y los que festinan esos logros inexistentes, desde afuera, desde la infantería alocada y desenfrenada de los chats, perturban el ambiente.

El presidente habla en pasado al decir que “se había dejado enraizar mucho el problema de la violencia, la corrupción y la impunidad y ahora que trabajamos juntos Defensa (Sedena), Marina (Semar), Seguridad Pública (SSPC) hoy cumplimos con mil reuniones del Gabinete de Seguridad, mil reuniones de 6:00 a 7:00 de la mañana. Todos juntos para garantizar la paz y la tranquilidad en el país”.

Eit, les faltó la piñata

A esa partida de… pastel solo le faltó quebrar la piñata, ese fue un error de los “sabios” organizadores “iluminados” asesores que pululan y medran alrededor del presidente.

Aunque piñatas sobran; son las que todos los días les quiebran los crimínales a la indefensa población de este país donde la gente es feliz, feliz, feliz.

Por más que los defensores de la 4T -dentro y fuera del gobierno- se deshilachen todos los santos días culpando de las desgracias PRESENTES al PASADO de otros gobiernos, los datos del propio sistema oficialista son contundentes: México tiene en estos cuatro años más muertes que un país en guerra.

¿Y las mil velitas?

Tampoco las hubo en el pastel.

Pero exactamente el día de la “celebración” del gabinete de seguridad hubo exactamente 78 muertes violentas en todo el territorio nacional.

Ahí tienen sus velitas, señoras y señores, qué más bien son veladoras.

Felicidades por estos “logros” a la titular nacional de seguridad, Rosa Icela Rodríguez; felicidades al general Luis Cresencio Sandoval; felicidades al almirante  José Rafael Ojeda Durán; felicidades a Adán Augusto López Hernández; y felicidades a la gobernadora morenista de Colima, Indira Vizcaino, por ser la madrina del pastel que partieron, por estos “logros”, nadie mejor que usted para amadrinar semejante festejo, siendo Manzanillo la meca de los “precursores” chinos que llegan todavía por ese puerto y que son materia prima para elaborar drogas químicas en los laboratorios de las mafias mexicanas.

Y mientras tanto, otra celebración toca a la puerta: el informe de los 4 años de gobierno de Andrés Manuel al final de la contra marcha que desembocará en el Zócalo.

Ríanse, festejen, bailen de gusto, acaso no se dan cuenta que tenemos 140,000 motivos para estar muertos… de contentos…

CAJÓN DE SASTRE

“Ni la burla perdonan”, remata la irreverente de mi Gaby.