Durante mucho tiempo, las bicicletas de carretera han venido equipadas con bielas que oscilan entre los 170 y 175mm de longitud, pero en el año 2024, estamos presenciando un cambio notable en la industria.

Hace algunos años, corredores como David Millar y Miguel Indurain utilizaban bielas de 180mm y 190mm en contrarreloj. Incluso Lance Armstrong y Robbie McEwen, a pesar de una diferencia significativa en altura, usaban bielas de 175 mm. De hecho, Marco Pantani utilizó bielas de 180mm en las etapas montañosas de las Grandes Vueltas.

En la actualidad, los últimos récords mundiales en la hora, establecidos por Filippo Ganna y Dan Bigham, se lograron con bielas de 170mm, a pesar de que ambos ciclistas superan los 180 cm de altura. Tadej Pogacar, ganador del Tour de Francia en dos ocasiones, optó por bielas de 170mm en la edición del año pasado, mientras que este año ha estado usando unas bielas más cortas, de 165mm.

El ciclista esloveno ha acumulado más de 10 victorias utilizando estas bielas más cortas en lo que llevamos de temporada, y actualmente disfruta de una sólida ventaja en la clasificación general del Giro d’Italia. Atribuir esta racha de victorias exclusivamente a sus nuevas bielas sería difícil, dado que diversos factores han influido en su desempeño esta temporada. No obstante, los resultados hablan por sí mismos.

Evidentemente, las bielas más cortas han contribuido a mejorar su cadencia, reducir la carga muscular en las piernas y optimizar su aerodinámica. Sin embargo, la mayoría del pelotón profesional todavía se inclina hacia el uso de bielas de longitud convencional, como Jonas Vingegard, ganador de las últimas dos ediciones del Tour de Francia, quien utiliza bielas de 172,5mm.

¿El tamaño de las bielas realmente importa?

La tendencia hacia bielas más cortas es evidente. La mayoría de los fabricantes ya no producen bielas de 180mm (Shimano es la excepción), y empresas como Rotor Bike, especializada en bielas, ofrecen opciones que van desde 150mm hasta 175mm. Es interesante notar que Rotor se centra en la eficiencia del pedaleo, lo que podría explicar la amplia gama de longitudes de biela que ofrece en comparación con otros fabricantes.

Si bien la selección de la longitud de la biela es un aspecto crucial del ajuste de la bicicleta, su complejidad en la práctica es innegable. Durante un bike fit, nos enfrentamos a una serie de consideraciones que van más allá del simple rendimiento, abarcando también la comodidad y la prevención de lesiones. Desafortunadamente, las herramientas modernas como el Retül no siempre pueden evaluar todos estos aspectos de manera exhaustiva.

Por lo tanto, es fundamental complementar los datos recopilados con la experiencia y el juicio de un verdadero experto.

Para la mayoría de los ciclistas, cambios mínimos de 2,5 o 5 mm en la longitud de la biela probablemente no marquen una diferencia significativa. Sin embargo, para los profesionales que buscan ganancias marginales en competiciones como contrarrelojes, cada detalle cuenta.

Los ciclistas más maduros o aquellos con lesiones crónicas pueden encontrar beneficios en bielas más cortas, siempre y cuando se mantengan dentro de los rangos estándar ofrecidos por los fabricantes principales. Los días en que las bielas extremadamente largas dominaban los récords mundiales han quedado atrás, con una tendencia hacia bielas más cortas que prometen mejoras en la eficiencia y la comodidad.

A medida que evoluciona la tecnología, es probable que veamos a los principales fabricantes seguir el ejemplo de ofrecer una gama más amplia de longitudes de biela. En última instancia, si tu próxima bicicleta tiene bielas ligeramente más cortas de lo habitual, es poco probable que notes una diferencia significativa.