Opinión

¿Qué significa la pérdida de la mayoría calificada?

Morena contará en solitario con un rango que oscila que entre 190 y 203 escaños, y su alianza no superará las 298 curules.
Campaña de Morena
Compartir en
junio 09, 2021 a las 05:43 CDT

Todo parece indicar, de acuerdo al conteo rápido del INE, que Morena y sus aliados, incluido el impresentable Partido Verde, no alcanzarán la mayoría calificada en la Cámara de Diputados, es decir, las dos terceras partes del total de los escaños, léase 334 o más diputados.

Morena contará en solitario con un rango que oscila que entre 190 y 203 escaños, y su alianza no superará las 298 curules. El PRI tendrá entre 63 y 75 diputaciones; el PAN entre 106 y 117 y el PRD entre 12 y 21.

Este hecho supondrá un freno importante al desarrollo de la 4T, pues no contarán – en principio- con los votos necesarios para reformar la constitución. Esta noticia se antoja como un evento halagüeño pues la oposición, a reserva de que no existan querellas internas o “convencimientos” por parte de AMLO y sus aliados para que cambien el sentido de su voto, podrá obstaculizar cambios mayúsculos al Estado mexicano, tales como la reelección presidencial, la desaparición de organismos constitucionales autónomos o reformas al Poder Judicial.

Esto debe ser interpretado por la oposición como un triunfo. No hay más. El poder de AMLO  y de la primera fuerza política en el Congreso será contenido, limitado y acotado.

¡Enhorabuena! AMLO no podrá hacer y deshacer la carta magna como mejor le plazca, tal y como lo hizo con el artículo tercero constitucional y la eliminación de la reforma educativa de 2013.

Sin embargo, sin menoscabo de la algarabía que debe inundar a todos aquellos que pugnan en contra del autoritarismo presidencial, Morena sí que contará con la mayoría absoluta, lo que se traducirá en más de 250 escaños, sea este partido en solitario o en coalición con la pedacería de partidos políticos que vergonzosamente  ocupan espacios en la vida política mexicana.

Esta mayoría absoluta permitirá al presidente el control del presupuesto, lo que se traducirá en la asignación de los programas clientelares, la continuación de la construcción del Tren Maya, el aeropuerto de Santa Lucía, Dos Bocas y el resto de los magnos proyectos priorizados por AMLO.

La oposición será, en este sentido, incapaz de evitar la definición del presupuesto, y aun más, la legislación y promulgación de leyes ordinarias. Queda claro, empero, que si éstas parecen contravenir la letra constitucional, serán llevadas ante las cortes para su interpretación.

En suma, la pérdida de la mayoría calificada para Morena y AMLO es un triunfo para la oposición. No hay duda de ello. Sin embargo, sí que es importante digerir la victoria cautelosamente, e iniciar el diseño de estrategias políticas que hagan posible la materialización legislativa de la alianza electoral. De lo contrario, de poco habrá valido el enorme esfuerzo ciudadano reflejado en las urnas el domingo pasado.