4 de agosto de 2021 | 17:53
Opinión

El sentido de la responsabilidad

A favor de que servidores públicos tengan tiempo y disposición para combatir la crisis sanitaria en México.
El Presidente municipal de Apatzingán en Michoacán, José Luis Cruz Lucatero realiza campaña de prevención en el municipio para combatir el contagio de COVID-19.
Compartir en

Desde que comenzó la pandemia de Covid-19, hace más de un año, he visitado 3 veces la ciudad de Apatzingán, en mi querido estado de Michoacán. A prácticamente tres horas de la capital del estado que es Morelia, se ubica el Valle de la Tierra Caliente: lugar inigualable por su naturaleza y clima, pero más, por el amor propio que le tengo a este terruño por los lazos genéticos. Aquí vive parte de mi núcleo familiar y, cada vez que se presenta la ocasión, regreso. Su gastronomía es única.

Vine un par de días a visitar y aquello que siempre encuentro, es un hecho que me llevó para destacar de esas historias o situaciones que pasan y que capto para poder convertirlo en una narrativa que, de entrada, es sumamente interesante.

Nunca busco ese momento, y espero a que la situación se presente; de hecho, me tocó vivir la presencia de un escritor de la talla de Paco Ignacio Taibo II, que, gracias a la invitación del ahora presidente municipal, José Luis Cruz Lucatero, asistió para un encuentro cultural. Se trató de un suceso con precedentes sustanciales; jamás había visto a un actor en Apatzingán que causara profunda fascinación.

Esa situación la resalté. No podía dejar pasar ese hecho que quedó grabado en la memoria histórica del Valle de Apatzingán, sin considerar que, de por sí, el territorio tiene una riqueza inmensa en la cronología. Junto con ese precedente, nos conectamos siempre con el recuerdo de 1814 con la plaza de los constituyentes y, mucho más trascendental, la casa de la Constitución— que fue el punto clave de la firma del decreto emancipador.

La primera Constitución de América se firmó en aquella región

Imagínese la historia que posee este territorio. Es impresionante. Ese es uno de los aspectos distintivos de esta zona y, por supuesto, su tradicional gastronomía que siempre se ha mantenido con un alto potencial del gusto de la población.

Morelia pasó a semáforo amarillo

Sin embargo, actualmente vivimos otros temas que merecen mayor atención o, más bien, son de carácter prioritario. Hay que recordar que, aún seguimos padeciendo el latente virus del Covid-19. Ese desafío sigue allí, vigente. No podemos bajar la guardia ya que, por desgracia, los casos han vuelto a prender las alarmas. Morelia pasó a semáforo amarillo, al igual que otras ciudades importantes del estado y, sobre todo, del país. El número de nuevos contagios ha hecho que, de nueva cuenta, se fortalezcan las medidas de prevención. No solo basta en ocasiones con los medios de comunicación digitales, sino, es medular reforzar esa tarea en las calles donde transitamos.

Hay que seguir invitando a la sociedad a no bajar la guardia. El reto es todavía enorme, así que, a pesar del programa de vacunación, hay que mantener intensificando las campañas. Si enfrentamos esta pandemia juntos, pronto encontraremos las condiciones para regresar a la normalidad, eso sí, sin relajarnos, ya que ha sido uno de los principales motivos del repunte.

Cualquier acción en beneficio para resarcir el tema del Covid-19, son buenas. De hecho, eso me inspiró a redactar esta columna. Observé al propio presidente municipal de Apatzingán subirse al transporte público para seguir insistiendo en el rubro; eso es una buena estrategia que funcionó desde el comienzo, al menos en este territorio en el que pude constatar. Con esta van tres veces que vengo, eso sí, tomando mis precauciones de salud y siguiendo al pie de la letra las normas de las instituciones, sin embargo, qué mejor que extender la propaganda.

Sin tener que recurrir a otras estrategias que tal vez arrojaría un costo muy elevado, él propio edil del municipio lo efectúa. Eso captó mi atención. Es muy bueno que los servidores se tomen el tiempo y la disposición de ayudar a los habitantes para salir lo más pronto posible de esta crisis sanitaria.

De hecho, siempre lo efectuó; eso hizo posible que, en la propia conferencia del doctor Hugo López-Gatell en Palacio Nacional, reconocieran la labor del municipio de Apatzingán, como uno de los puntos más eficientes en materia de salud. El gran mérito fue, atender en tiempo y forma la divulgación de las medidas de prevención.

Ese papel que asumió José Luis Cruz Lucatero, merece todo mi reconocimiento, ya que, si hay algo que verdaderamente me sigue preocupando, es todo lo que causa la pandemia derivada del coronavirus.

Enhorabuena por esa acción.