Sabemos todos que el Presidente de México es el creador de Morena. El lo fundó, fue su máxima creación. Claro que no lo menciona nunca, jamás habla de Morena, es decir la palabra MO-RE-NA nunca emana de su boca. Si acaso se refiere como “el partido que fundé”.

Es extraño, Obrador le dejo su máxima creación a uno de los personajes de la política menos entrañables, menos simpático, el menos carismático y que menos credibilidad tiene: Mario Delgado.

Pero, seguramente algún talento vio el presidente en él para dejarlo ser líder de Morena.

Quizá que es bueno engañando, manipulando o golpeando políticamente a otros . De otra manera no se entiende qué hace Mario Delgado como líder de Morena. Es que ni él se lo cree. Ni le cae bien Morena, así se le nota a Delgado.

Y bueno ya salió a tratar de defender lo indefendible el líder de Morena : Que las elecciones de ayer fueron un éxito total y que si hubo desgarriates fue por culpa de infiltrados de la oposición. Cosa que ni él se cree, ni su mamá, ni nadie.

Ayer las redes sociales dieron cuenta de el desastre que es Morena como partido. Y que lejos de ser el templo de paz y quietud de los Obradoristas y del propio Obrador, se está convirtiendo en un lastre para el propio Presidente.

Un poquito más y Andrés Manuel López Obrador ya mero nos dice de Morena que “si lo vi, ni me acuerdo”.

Y es que claro que el presidente se dio cuenta de lo trágico que resultó esta elección interna. Claro que se dio cuenta de que hubieron golpes ( Yo diría golpizas) de todos contra todos por tener un espacio dentro del partido.

Como en una guerra civil, circularon imágenes de personas, niños, mujeres, hombres, perros, todos peleándose por ser parte de Morena. Esto el presidente lo vio y no creo que sea esto lo que el presidente desea.

Sabe que esa misma gente a la que dice tanto amar, esos pobres e Inocentes que ha engañado y encumbrado, ahora le estorban, le resultan francamente nocivos .

Se volvieron una plaga para el partido que tanto ha defendido el presidente.

Mario Delgado ya no puede sostener más este fracaso. Y digo, tampoco Citlalli Hernández , la cual fue mencionada hoy por el presidente en la mañanera, dándole las gracias por “lo bien que ella y Mario Delgado organizaron los comicios electorales”.

A todos nos sorprendieron estas elecciones internas.

Todos teníamos cara de sorpresa al no saber de ellas, no entendíamos qué estaba pasando. Se trataba de que era un fin de semana de paz y de pronto se volvió en trancazo y odio por doquier.

Yo sinceramente no entendía de qué se trataba.

Otra vez ver las imágenes en redes sociales papeletas, boletas y urnas me hizo sentir que el tiempo no ha pasado. Apenas habíamos pasado hace poco otra consulta obradorista “histórica”.

Me llené de rabia pensando cuando veía las escenas de urnas incendiadas y boletas volando por todos lados , el dinero, los millones que se habían invertido para ello, dinero que debía de haber sido invertido para las grandes necesidades de este país.

El presidente hoy guardó un poquito de silencio. Minimizó los hechos y estuvo a punto de decir: “De Morena mejor ni me hablen porque yo no sé, yo no vi, yo no dije “.

Así como el presidente ha atraído a personajes a su lado que le pueden repercutir mucho en su imagen como Bartlett, Liz Vilchis, Félix Salgado Macedonio y cientos más, también el propio partido, tan roto y desestructurado le puede perjudicar.

No habrá divorcio entre AMLO y MORENA, porque este último es un negociazo para los que están hasta arriba de la pirámide del partido, pero lo que sí creo es que el presidente de México cada vez más intentará “desconocer” al partido y a los que en él habitan, sin ni siquiera mencionarlo casi en sus divanes mañaneros, porque sabe que hablar de él, es manchar su blanco plumaje.

Mario Delgado seguirá aquí y allá sin hacer mucho por fortalecer al partido. Mario Delgado es como un Raúl Velazco en tiempos de Siempre en Domingo ( los de 35 años y más, sabrán de lo que hablo), es un simple presentador de “Estrellas” que no brillan, que no abonan y que no fortalecen al partido.

Y el que él presiente hoy le haya dado las “gracias” a Citlalli Hernández que lo único que sabe hacer es agredir, indultar, es una golpeadora pues en pocas palabras, pues dice mucho lo que él presiente pide y necesita.

Gente que golpee políticamente, que a la brava contesten, que sean agresivos y creo conciliadores, y de esos está lleno Morena.

Son los que, literalmente y sin pensarlo se pueden ir a los golpes y golpazos sin piedad.

A esos quiere Obrador cerca. No se alía con nadie que parezca ser conciliador.

El único que lo es creo yo es Ricardo Monreal, pero nadie le hizo caso. Nadie lo escucha. Nadie lo invita. En una de esas se nos vuelve líder de la oposición.

En fin… que mientras el presidente Obrador siga gobernando a este país, veremos seguir volando papeletas, urnas y boletas. Porque Morena es eso y nada más. No cuentan con propuestas para mejoras, tampoco con integrantes que brinden esperanza y solución.

Nada. Solo urnas volando.

Si se quiere divorciar Obrador de MORENA, lo veo prácticamente imposible. Son de esos matrimonios que siguen vivos por conveniencia. Y ¿Qué haría AMLO sin Morena? ¿A donde se iría ? Uno no puede subsistir sin el otro.

Cuánta toxicidad.