26 de enero de 2022 | 00:04

Ciudades de 15 minutos

París, Seúl, Moscú pueden darse el lujo de crear ciudades de 15 o 10 minutos. Pero, ¿qué pasa con las ciudades de las economías emergentes?
Personas en la ciudad de París, Francia
Compartir en

Las autoridades de París quieren hacer de la capital francesa una “ciudad de 15 minutos”. Anne Hidalgo, alcaldesa de París desde 2014, anunció el 12 de septiembre su candidatura a las elecciones presidenciales de Francia de 2022. No estará fácil. La izquierda está fragmentada. Y mucho dependerá del éxito que tenga en la implementación de la idea concebida por el académico colombiano, profesor de la Sorbona, Carlos Moreno. La teoría es que la mayoría de las personas pueden satisfacer sus necesidades dentro de los 15 minutos de donde viven.

El plan es que los lugares de trabajo, escuelas, centros deportivos, cafés, restaurantes y las tiendas estarán a 15 minutos a pie o en bicicleta desde su casa. Más de 60 km de carriles de bici temporales, introducidos en París durante la pandemia, ahora serán permanentes.

Los parisinos intentaron volver a la normalidad después del Covid-19. Pero, al mismo tiempo, querían mantenerse alejados de los autobuses y trenes. La combinación de cambio climático y crisis pandémica llevó a las autoridades parisinas a implementar otro estilo de vida urbano. La idea es vivir en la proximidad. ¿Cómo lograrlo? A través de la innovación, mejor uso de los recursos, reducción de emisiones de CO2 y continuidad de la vida económica y social.

Anne Hidalgo, la alcaldesa de París, declaró la guerra a la contaminación provocada por los automovilistas. ¿Qué hizo? Disminuyó el número de espacios de estacionamiento; aumentó los puntos de recarga de vehículos eléctricos; bajó el límite de velocidad a 30 kilómetros por hora. En la Place de la Bastille, en el este de París, se han plantado árboles y se ha limpiado la zona del lado del canal.

La idea de una “ciudad de 15 minutos”, en la que todos los residentes puedan llegar a las instalaciones de trabajo y ocio en un cuarto de hora a pie (o en bicicleta) desde sus hogares, ha ganado tracción entre los planificadores urbanos. Ahora, un grupo de arquitectos está planeando un vecindario aún más ambicioso en la capital de Corea del Sur, Seúl: una “ciudad de 10 minutos”.

El “Proyecto H1″ está configurado para transformar un antiguo sitio industrial en una ciudad “inteligente” interconectada. Combinando ocho edificios residenciales con oficinas de trabajo conjunto y espacios de estudio, el distrito de 50 hectáreas también está configurado para albergar lugares de entretenimiento, gimnasios, piscinas e incluso granjas urbanas hidropónicas.

El proyecto comprende ocho torres residenciales, así como instalaciones comerciales. Diseñado por la firma de arquitectura holandesa UNStudio y respaldado por Hyundai Development Company, el vecindario también estará completamente libre de automóviles.

La naturaleza juega un papel importante en el nuevo desarrollo, como parte del enfoque en el bienestar. Una red de jardines, parques, techos verdes y exuberantes paisajes verdes proporciona el marco para la vida al aire libre. Al incorporar flexibilidad y adaptabilidad, el plan maestro se basa en el principio de “paisaje productivo” con programación para la salud y el estado físico que incluye paredes para escalar, parques y pistas para correr. Al mismo tiempo, el aprendizaje y la creatividad están a cargo de un centro de ideas, una biblioteca y una incubadora de empresas. El componente comercial se acompaña de espacios indefinidos que fomentarían la interacción y los encuentros casuales. El plan maestro también contiene comodidades para espacios de ocio y coworking.

Es posible que nuestras ciudades nunca vuelvan a verse iguales después de la pandemia.

El cofundador de UNStudio, Ben van Berkel, explicó que la “experiencia de la vida diaria” de los residentes es la “máxima prioridad” del proyecto. Han estudiado cómo los habitantes de una ciudad pueden pasar su tiempo de vida, trabajo y ocio. Con el tiempo que ahorran, crean más opciones de entretenimiento y disfrute de su vida. Los arquitectos aseguraron que se generará energía limpia en el sitio, y tendrán sistemas para capturar y almacenar la lluvia, con lo que reducirán el uso de agua.

Una de las principales críticas a este tipo de proyectos es que podrían causar “gentrificación”. Igual que usted, yo también me pregunté el significado de esta palabra. El término gentrificación se refiere al proceso de transformación de un espacio urbano deteriorado, o en declive, a partir de la rehabilitación, lo que provoca un aumento de los alquileres y del costo habitacional. Esto induce a que los residentes tradicionales abandonen el barrio y se vayan a vivir a lugares más periféricos, lo que produce que este renovado espacio termine por ser ocupado por clases sociales con mayor capacidad económica.

A pesar de esto, la pandemia de Covid-19 ha suscitado un creciente interés en el concepto en muchas partes del mundo. Con personas de todos los países trabajando desde casa y evitando el transporte público, los planificadores urbanos han comenzado a peatonalizar las calles y a reinventar la forma en que las ciudades gestionan poblaciones densas.

La pandemia mostró la vulnerabilidad de las ciudades. Se requería un replanteamiento radical para volver a “la normalidad”. Los líderes de nuestras ciudades deben ayudarnos a hacer frente a una nueva realidad y a continuar con nuestras actividades básicas y culturales. Las ciudades deben fomentar el cambio, ser innovadoras y ayudarnos a construir comunidad. Queremos espacios que sean habitables para nuestra vidad diaria y la de las próximas generaciones.

KCAP presentó el plan maestro ZIL-South, un nuevo distrito residencial en Moscú construido sobre la base de una ciudad de 15 minutos. Este plan maestro se construirá en la zona industrial abandonada más grande de la antigua zona industrial ZIL y contará con más de 100 hectáreas de hitos comerciales y residenciales, espacios públicos, parques, paisajes y rutas de interconexión a lo largo del río Moskva, todo inspirado en el pasado preindustrial del área. El proyecto ZIL-South se ejecutará durante 15 años en 9 fases. El plan maestro fue encargado por el desarrollador Etalon Group y se basa en un documento PPT desarrollado por el Instituto Genplan de Moscú.

París, Seúl, Moscú pueden darse el lujo de crear ciudades de 15 o 10 minutos. Pero, ¿qué pasa con las ciudades de las economías emergentes? La movilidad es un derecho de todos los ciudadanos, que democratiza el acceso a todos los servicios. Las ciudades actuales se enfrentan al reto de garantizar esa movilidad mientras se adaptan a un nuevo paradigma, más sostenible y más amable para sus habitantes.

En la medida en que podamos hacer una logística del mayor número de nuestras necesidades en un entorno de 15 minutos andando, tenemos resuelto mucho en términos de descarbonización.

Las nuevas tecnologías son un aliado fundamental para estas ciudades inteligentes. Con ellas, podemos crear ciudades que sean capaces de auto-gestionarse, de autorregularse, que ofrezcan al ciudadano una serie de servicios que quizás hoy en día todavía no conocemos.

Ir hacia un cambio de movilidad es responsabilidad de todos. Si nuestras ciudades no avanzan, no es sólo la responsabilidad de los alcaldes; sería un fracaso de todos. El talento y la innovación será la clave de nuestro futuro.

Anne Hidalgo ofreció al mundo una visión de la ciudad posterior al automóvil, más habitable. La peatonalización de las orillas del Sena y el despliegue de carriles para bicicletas a lo largo de bulevares icónicos como la Rue de Rivoli cambiaron el tejido de la capital francesa. Los esfuerzos de Hidalgo, y sus respuestas a la creciente reacción contra ellos, ofrecen lecciones para los alcaldes de todo el mundo, mientras reflexionan sobre formas de reducir la contaminación del aire y hacer la vida más fácil para los habitantes de las ciudades.

Javier Treviño en Twitter: @javier_trevino