IRREVERENTE

Ni con focas aplaudidoras ni paleros

Les platico: Llegó a la reunión de los vecinos rodeado de guaruras.

Se fue con éstos últimos haciéndole vallas y con los primeros gritándole ¡no huyas no te vayas!

Miguel Treviño de Hoyos -alcalde de San Pedro Garza García- cree que con sus alucinados proyectos regenera al municipio, cuando en realidad lo degenera.

A diferencia del “informe” de gobierno que escenificó rodeado de focas aplaudidoras y paleros, en su reunión de anoche con vecinos afectados del Casco de SPGG fue abucheado a grado tal que terminó huyendo del lugar de la reunión.

Miguel no escucha y en eso se parece al personaje con quien más le choca que lo comparen: el presidente de México.

También se parece a López Obrador en sus desplantes de tirano, al creer que su enfermiza patología del poder le abrirá el camino para tres cosas:

  1. Imponer a su delfina como sucesora en la alcaldía de SPGG: Valeria Guerra Siller.
  2. Ser senador.
  3. Gobernar a Nuevo León.

Ayer, Miguel se enfrentó a una realidad que le perseguirá en cada paso que dé de aquí en adelante en esas tres direcciones.

  1. Al sacar del ostracismo burocrático en que tenía a Valeria y convertirla por sus pistolas en secretaria del Ayuntamiento, mostró tan anticipadamente sus cartas para seguir mandando en SPGG, que no previó el golpeteo político al que se enfrentará esa ingenua mujer.
  2. Para ser senador, Miguel necesita de un partido político que lo acoja en su naranja seno, y de ser primero en la lista para chapulinear al  MC, pasó a ser el último porque Samuel García no ha querido acoger en su regazo a semejante alacrán. Miguel alucina con dejar las filas “independientes” porque esa marca la quemó su ex jefe el Bronco Rodríguez y la enterró él mismo en cuatro años que lleva como alcalde del que fuera municipio modelo de México.
  3. Después de lo que vimos anoche en su reunión con vecinos del Casco del municipio, la gubernatura voló fuera del alcance de Miguel. Por favor, muchachos, se necesita a un alma caritativa que se lo explique con bolitas y palitos, quizá matriculándolo en el kínder de su esposa.

En la reunión de anoche con vecinos del Casco de SPGG, Miguel se escondió debajo de las enaguas de las nanas que lo acompañaron.

No midió el riesgo de insultar con su soberbia platanera a quienes viven en ese barrio desde mucho antes de que él apareciera en los sueños amatorios de sus padres.

La bravura de quienes defienden el derecho a ser consultados fue tal, que estuvo a punto de producirse un desaguisado.

Pepe Lobatón, Chema Garza Ponce, Marco Garza Mercado...

Arropado por un cabildo de incondicionales suyos, está queriendo hacer lo que se le pega la gana y para ello cuenta con el apoyo de quien pasa en su nombre la charola entre constructores para financiar sus afanes políticos: Pepe Lobatón y detrás de éste los depredadores Chema Garza Ponce, Marco Garza Mercado y otros que mueven los hilos de un alcalde que ni siquiera es capaz de administrar al municipio, mucho menos gobernarlo.

Desmadra

  1. Miguel desmadra la movilidad de San Pedro construyendo una ciclovía que ni sus focas aplaudidoras ni paleros usan.
  2. Desmadra la vocación vecinal de parques y plazas públicas al convertirlos en remedos de Six Flags para que sus socios, amigos, incondicionales y otras cosas... hagan pingües negocios a costa de la proverbial tranquilidad de quienes son en realidad los dueños de esos parques y jardines, porque cuando compraron en Fuentes del Valle, en Bosques del Valle, en los alrededores de Río de la Plata, pagaron también los metros cuadrados de esas zonas públicas.
  3. Desmadra a cientos de negocios del Centrito al creer que es el alcalde de Venecia o de París, eliminando zonas para estacionamiento.
  4. Desmadra el modus vivendi de muchísimos comerciantes del Casco que con el nuevo “proyecto” de Miguel en esa zona, verán desaparecer también los espacios para que sus clientes se estacionen.
  5. Desmadra bosques al promover descaradamente la construcción de multifamiliares y oficinas en las enaguas de la Sierra Madre.
  6. Desmadra el estado de derecho al dejar en la calle a decenas de familias a las que ordenó demolerles sus viviendas en la avenida Vasconcelos y al poner sellos de clausura en casas de sampetrinos, a quienes les “pusieron el dedo” los envidiosos parientes de políticos y dueños de fraccionamientos y fábricas de pintura, con apellidos de un pedigrí desvencijado.

CAJÓN DE SASTRE

“En resumidas cuentas, Miguel Treviño de Hoyos, como alcalde es un desmadre”, remata la irreverente de mi Gaby.