Indispensable actualización constante de docentes: CEESP

El organismo estima que la necesidad de evaluar a los maestros debe ser vista como un elemento importante en el mejoramiento del nivel educativo, y no como un factor político en la búsqueda de votos para las próximas elecciones

México.- La preparación de los maestros en México es rebasada por las necesidades propias de la modernidad y la globalización, por lo que es indispensable que los docentes del país se actualicen constantemente, señaló el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

El organismo estima que la necesidad de evaluar a los maestros debe ser vista como un elemento importante en el mejoramiento del nivel educativo, y no como un factor político en la búsqueda de votos para las próximas elecciones presidenciales.

"Sabemos de las deficiencias del magisterio y por ello se deben instrumentar medidas de apoyo. No podemos seguir desperdiciando la capacidad de aprendizaje de la población y, con ello, la posibilidad de crecer", subraya.

Refiere que los maestros son una parte fundamental del sistema educativo y por ello es menester que consideren integrarse al objetivo de lograr una educación de calidad que redunde en el bienestar de los hogares.

A propósito del Día del Maestro este 15 de mayo, expuso que en un mundo globalizado, donde el comercio se guía por ventajas comparativas, una fuerza laboral bien preparada tendrá la facilidad de utilizar las nuevas tecnologías y la posibilidad de generar nuevos conocimientos.

En su reporte semanal, el organismo de investigación del sector privado refiere que para cualquier país es fundamental dedicar gran parte de sus esfuerzos a la educación de la población si quiere lograr una sociedad más equitativa.

"Resulta esencial tomar conciencia de los caminos que está tomando la educación en México, para así poder focalizar los problemas que todavía no se han superado". No se pude perder de vista que la educación es un instrumento fundamental para lograr el desarrollo de la economía, insiste el CEESP.

Destaca que la principal fuente de mejora en el ingreso laboral proviene de la calificación y educación con la que cuentan los trabajadores. Aunque el incremento en la cobertura en materia de educación ha tendido efectos positivos, no es suficiente para lograr un cambio importante en el nivel de bienestar de las familias.

"Es por ello que mejorar la calidad del sistema educativo se vuelve ahora el objetivo principal si se quiere tener efectos positivos en la desigualdad y la pobreza en el largo plazo", señala.

Reconoce que la educación en México ha logrado una expansión importante en las últimas décadas, pues la matrícula total nacional pasó de 25.1 millones de alumnos, en 1990, a 34.4 millones en 2011.

Este incremento ha estado acompañado de un desempeño positivo de otros indicadores cuantitativos: el promedio de escolaridad nacional se elevó de 6.5 a 8.6 años de 1990 a 2011, y el analfabetismo disminuyó de 12.6 a 7.6 por ciento en igual lapso.

Además, la eficiencia terminal muestra resultados favorables, pues mientras que la relación de alumnos que termina primaria con respecto a los que la iniciaron pasó de 70.1 por ciento, en 1990, a 95 por ciento en 2011, y la relación en secundaria se elevó de 73.9 a 82.9 por ciento en el mismo lapso.

En teoría, menciona, una población más preparada tendría mayores oportunidades de colocarse en el mercado laboral, lo cual se confirma con cifras oficiales.

Mientras que en 2005 la población ocupada con secundaria terminada representaba 30.9 por ciento, para 2011 el porcentaje se elevó a 33.3 por ciento, y para quienes cuentan con un nivel de medio superior y superior la estructura pasó de 24.3 a 30.4 por ciento.

A pesar de que el porcentaje de la población ocupada con mayor nivel de estudios se elevó, en materia salarial no se aprecia una importante recuperación. Cifras del INEGI señalan que de 2005 a 2011 la población ocupada aumentó en 4.4 millones de personas, de las cuales 2.9 millones se contrataron con un nivel de hasta tres salarios mínimos.

En contraste, el universo de ocupados con ingresos superiores a ese nivel se contrajo en 1.3 millones de personas. La diferencia, 2.8 millones de personas, se clasificó como que no tiene ingresos o no especificado.

Para el organismo privado, esta situación de mayor promedio educativo que no se refleja en el ingreso puede responder a diversos factores, entre los que podría estar la calidad del sistema educativo.

Diversos organismos internacionales resaltan las deficiencias de la educación en México. El World Economic Forum, por ejemplo, ubica al país en el lugar 107 en materia de calidad del sistema educativo de un universo de 142 países. "Sin duda, la importancia de lograr un sistema educativo de calidad es un tema que se debe considerar urgente en los cambios que requiere México", asevera.

0
comentarios
Ver comentarios