Las embajadas de México, Colombia, Guatemala, Honduras y Perú en Francia externaron su rechazo a la comercialización de bienes culturales prehispánicos.

En un comunicado conjunto, las embajadas expresaron que la venta ilegal de objetos prehispánicos promueve la devastación de la historia y de la identidad de los pueblos.

Por su parte, en su cuenta de Twitter, Beatriz Gutiérrez Müller se sumó al rechazo de la comercialización “inmoral” de bienes culturales prehispánicos en Europa.

Beatriz Gutiérrez Müller pidió poner un alto a ese tipo de prácticas dado que, consideró, socavan la riqueza cultural (patrimonio cultural de la humanidad). Además de venderse al mejor postor “con muy malas y antiéticas maneras”.

Al respecto, dijo que “el patrimonio cultural de nuestras naciones es de nuestros pueblos”.

[object Object]

¿Qué implica la comercialización de bienes culturales prehispánicos?

De acuerdo con las embajadas, la comercialización de objetos prehispánicos:

  • Fomenta, el pillaje, el saqueo, el tráfico ilícito y blanqueo de bienes perpetrados por la delincuencia organizada transnacional
  • Atenta contra la arqueología moderna al incentivar excavaciones ilegales para extraer objetos, e impedir que éstos puedan ser investigados, obstaculizando así el conocimiento sobre las antiguas civilizaciones
  • Priva a las piezas sustraídas de su esencia cultural, histórica y simbólica, reduciéndolas a simples objetos de decoración de particulares. La descontextualización fomentada por las ventas es un atentado contra el patrimonio de la humanidad
  • Menoscaba la cooperación entre los Estados para la protección y conservación del patrimonio cultural
  • Socava la integridad de las culturas y, por ende, de toda la Humanidad
  • Da pie a un mercado de falsificaciones

Gobiernos combaten la comercialización de objetos prehispánicos

Las embajadas de México, Colombia, Guatemala, Honduras y Perú indicaron que como parte de la defensa del patrimonio cultural, los gobiernos recurren a los instrumentos jurídicos vigentes.

En este sentido, el comunicado detalla que dichos instrumentos jurídicos recaen en el marco bilateral con el gobierno de Francia.

Así como en lo multilateral, principalmente mediante la La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus sigla en inglés).

Las embajadas reconocieron ser conscientes de que la devolución de los objetos prehispánicos depende de la voluntad del poseedor privado.

Esto debido al marco jurídico que regula las ventas y subastas de los bienes culturales en Francia. Por lo que lamentaron que ello limite el nivel de acción.

En este sentido, las embajadas invitaron a todas las personas que poseen bienes culturales de sus países a devolverlos.

“Estamos abiertos a colaborar hacia medidas concretas para la protección del patrimonio cultural prehispánico”, agregaron.

Finalmente, reconocieron el gran desafío que enfrentan, pero afirmaron que no descansarán en la promoción de acciones para detener la comercialización de los bienes culturales prehispánicos.