Internacional

Estados Unidos pide a México investigar presunta violación de derechos sindicales

Estados Unidos solicitó a México investigar la presunta violación de derechos sindicales de los trabajadores de una planta de autopartes ubicada en Matamoros, Tamaulipas
Fábrica de trabajadores sindicales
Compartir en
junio 09, 2021 a las 21:59 CDT

México.- El pasado martes 8 de junio, el gobierno de Estados Unidos pidió a México investigar la presunta violación de derechos sindicales de trabajadores de una fábrica de la industria automotriz.

Derechos sindicales que se encuentran estipulados en el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC)

La representante comercial de Estados Unidos (USTR), Katherine Tai, en conjunto con el secretario de Trabajo, Marty Walsh, solicitó al gobierno de México verificar si se respetan los derechos sindicales.

Principalmente de los trabajadores de la planta de autopartes de Tridonex, ubicado en Matamoros, estado de Tamaulipas.

Ahí, presuntamente se violan los derechos de libre asociación y negociación colectiva los trabajadores de la planta de autopartes, Tridonex.

Al realizar esta petición el secretario de Trabajo, Marty Walsh, resaltó que la capacidad de los trabajadores para ejercer sus derechos humanos es esencial para construir sindicatos independientes.

Así como la libertad de asociación y negociación colectiva sin represalias para los trabajadores mexicanos.

Estados Unidos pide a México investigar por segunda vez presunta violación de derechos sindicales

Es la segunda ocasión en la historia del tratado comercial que Estados Unidos ha solicitado la revisión a México del derecho de negociación colectiva en una fabrica.

El pasado mes Washington pidió al gobierno de México la revisión de asuntos de derechos de negociación colectiva, bajo el Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida (RRM) instaurado en el T-MEC.

Estados Unidos pidió al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) verificar la situación de los trabajadores de una planta de General Motors.

La planta de General Motors ubicada en Silao, Guanajuato, presuntamente había negado a los trabajadores el derecho de libre asociación y negociación colectiva.

De esta forma el gobierno de los Estados Unidos solicitó por primera vez a México el mecanismo de respuesta rápida.