16 de septiembre de 2021 | 11:38
Geek

Logran captar luz detrás de un agujero negro

La luz detrás del agujero negro confirma una predicción de la teoría de “relatividad general” de Albert Einstein
Agujero negro.
Compartir en

De acuerdo con un estudio publicado en la revista ‘Nature’, un equipo de científicos logró observar por primera vez luz detrás de un agujero negro.

Estas observaciones en el agujero negro, dijeron los científicos, confirma una predicción clave de la teoría de Albert Einstein, “relatividad general”.

¿Cómo la luz atravesó al agujero negro?

Según el estudio publicado, la luz vista atrás del agujero negro se debe a una deformación del espacio-tiempo.

Y es que alrededor del agujero negro, debido a su fenómeno de ‘acreción’, se formó una “corona” la cual está irradiada por rayos X, los cuales a su vez, se ven reflejados desde el disco.

Estos rayos X, junto con los retrasos de tiempo y variaciones en el eco de su emisión, crearon una vista fuera del horizonte de sucesos.

Es decir, los destellos de los rayos X se vieron reflejados por detrás del agujero negro, el cual se encuentra ubicado en el centro de la galaxia espiral I Zwicky 1.

“La razón por la que podemos ver eso es porque ese agujero negro está deformando el espacio, doblando la luz y retorciendo los campos magnéticos alrededor de sí mismo”

Dan Wilkins, astrofísico.

El agujero negro observado para el estudio, mencionaron, se encuentra a 800 millones de años luz de la Tierra, y es 10 millones de veces más masivo que el Sol.

¿Por qué es importante la luz en los agujeros negros?

El estudio, el cual fue dirigido por el astrofísico Dan Wilkins, se dijo en un inicio pretendía recabar más información sobre las ‘coronas’ formadas en los agujeros negros.

Esto debido a que la luz de los rayos X que emiten se puede analizar y utilizar para mapear y caracterizar un agujero negro.

A lo que cabe recordar, como se mencionó, las coronas que emiten los rayos x se crean debido a la ‘acreción’, fenómeno en que materia, normalmente gas, es atraída e incorporada al cuerpo celeste, explica la SEA.