Geek

Bacterias pueden sobrevivir en el espacio, revela estudio

Estación Espacial Internacional (EEI)NASA

Las bacterias Deinococcus radiodurans y aerius pueden sobrevivir a la radiación del espacio

Unas bacterias fueron expuestas afuera de la Estación Espacial Internacional (EEI) en 2015 en una serie de paneles, con el objetivo de saber si era posible que éstas sobrevivieran en el espacio.

A 5 años, se publica el resultado del estudio realizado por grupo de investigadores japoneses en la revista Frontiers in Microbiology. El grupo desplegó dos cepas de bacterias en el espacio exterior del módulo de experimentación japonés (JEM) durante la misión Tanpopo.

Este estudio demostró que las bacterias Deinococcus radiodurans-descubierta en los años 50 y la cual es resistente a los rayos gamma y radiación- y Deinococcus aerius pueden sobrevivir más de tres años en el espacio, de la que habla la teoría de la panspermia.

La hipótesis de la panspermia postula que las formas microscópicas como bacterias o esporas pueden sobrevivir en el espacio y dispersarse sembrando vida en otros planetas; algo muy similar a lo que planteaba el científico Anaxágoras en el siglo V quien afirmaba que la vida se esparcía en todo el universo forma de semillas.

Asimismo, en el siglo XX un químico sueco llamado Svante Augustus Arrhenius propuso que las esporas de las bacterias podrían ser impulsadas por el viento solar de una zona a otra; dicha hipótesis contó con el apoyo del astrónomo británico Fred Hoyle.

De acuerdo a Akihiko Yamagishi, profesor en la Universidad de Farmacia y Ciencias de la Vida de Tokio e investigador principal de la misión Tanpopo, asegura que uno de los motivos de esta investigación es descubrir el origen de la vida, algo que siempre se ha preguntado el ser humano desde el inicio de los tiempos.

Pero ¿qué es la teoría de la panspermia? La hipótesis de la panspermia postula que las formas microscópicas de vida, como las esporas, pueden dispersarse en el espacio interplanetario y, por lo tanto, sembrar vida de un planeta a otro. ( 📸Nature) pic.twitter.com/Nl3ONhFEnc

— Mar Gómez (@MarGomezH) September 21, 2020

Durante esta misión los investigadores japoneses sometieron a esta bacteria a niveles altos de radiación, bajaron las presiones a un nivel similar al del espacio y modificaron las temperaturas en 140 grados Fahrenheit en tan solo 90 minutos; esto les permitió observar que las bacterias eran resistentes.

Esto provocó que se enviaran tres paneles con bacterias Radiodurans en el cohete Space X por un año de exposición en donde los astronautas lo desplegaron en un brazo robótico de dos placas; gracias a esto se descubrió que la bacteria sobrevivió tres años en el espacio.

Lo que observaron es que las bacterias lo lograron de forma colectiva ya que los microbios situadas en las zonas más exteriores de las placas sucumbían a la radiación ultravioleta, pero protegían a las del interior. pic.twitter.com/Pu01ExnCaS

— Mar Gómez (@MarGomezH) September 21, 2020

Pero ¿cómo fue que pudieron sobrevivir? Esto se logró de manera colectiva entre las bacterias ya que los microbios situados en las zonas más exteriores de las placas sucumbían ante la radiación pero ayudaban a proteger el interior.

“Estos resultados demuestran que las Deinococcus resistentes a la radiación pueden sobrevivir en un viaje de la Tierra a Marte y de regreso, un periodo que puede ser de varios meses o años en la órbita más corta”Akihiko Yamagishi

Con información de Mar Gómez y El País.