Estilo de vida

Mil años después, unos guerreros vikingos parientes se reencuentran

Los guerreros vikingos, parientes en segundo grado, fueron hallados en Inglaterra y Dinamarca
Vikingos
Compartir en
junio 10, 2021 a las 12:25 CDT

El miércoles 9 de junio, en el Museo Nacional de Dinamarca en Copenhague, después de mil años se reunieron, dos guerreros vikingos de la misma familia.

De acuerdo con los científicos, quienes realizaron una cartografía del ADN de los esqueletos, los vikingos son parientes en segundo grado.

Para el reencuentro, se reconstruyó el esqueleto de uno de los vikingos de unos 20 años, a partir de unos 150 huesos prestados por el Museo de Oxfordshire durante más de dos horas.

¿Cómo ayuda saber el parentesco entre los vikingos?

Los antropólogos explicaron a AFP, que el parentesco entre los vikingos aporta información sobre los desplazamientos por Europa.

Esto debido a que los vikingos fueron hallados en distintos lugares; uno murió en Inglaterra a causa de heridas en la cabeza y fue enterrado en una fosa común en Oxford.

Y el otro murió en Dinamarca, posiblemente debido a que había participado en batallas.

“Es un gran descubrimiento porque ahora se puede rastrear los movimientos a través del espacio y el tiempo por medio de una familia”

Jeanette Varberg, arqueóloga del Museo Nacional.

Actualmente, el consenso histórico en la materia es que los antepasados de los daneses, los vikingos, habían invadido Escocia e Inglaterra.

¿Cuál es el parentesco que tienen los vikingos?

Aunque el parentesco entre los vikingos es indiscutible, dijo la arqueóloga Jeanette Varberg, es imposible determinar la relación exacta entre los dos hombres.

Además mencionó, es muy raro descubrir vínculos de parentesco entre diferentes esqueletos, sobre todo si no se trata de soberanos.

“Es muy difícil decir si vivieron en la misma época o si quizás haya una generación de diferencia, porque no hay ningún elemento en las tumbas que pueda dar una datación precisa”

Jeanette Varberg

Sin embargó, la arqueóloga precisó “hay un margen de más o menos 50 años” entre ambos restos de los vikingos.