6 de diciembre de 2021 | 02:35
Ediciones Locales

Venden niño Dios Covid por Día de la Candelaria

El niño Dios Covid se vende desde antes de la Navidad en México
Niño Dios Covid
Compartir en

México.- Cada 2 de febrero se ven niños Dios vestidos de diversas formas por el Día de la Candelaria. Pero desde el año pasado se ha visto un modelo único y en contexto con la pandemia de coronavirus : el niño Dios Covid.

El niño Dios Covid usa su cubrebocas y careta, y en la mano carga con su gel antibacterial o su botiquín médico por la pandemia de coronavirus.

Comerciantes de niños Dios explicaron en entrevista al medio CNN y a la agencia EFE que hay dos versiones del niño Dios Covid: el niño doctor y el niño doctor de gala, que sí existen para la religión católica.

Niño Dios Covid como homenaje al personal médico y crear conciencia

Vendedores del niño Dios Covid explicaron en entrevista con los medios que este niño no existe. La razón de vestirlo con su equipo de protección es para homenajear al personal médico que está en la primera línea, así como crear consciencia entre la población.

Emanuel González, uno de los encargados del negocio Niños Uribe en el Centro Histórico en CDMX, dijo en entrevista para EFE:

“Siempre ha existido el niño Dios doctor y nosotros por apoyo a que la gente se ponga el cubrebocas, la careta, hicimos esto. Hicimos esta vestimenta que crearon mi suegro y mi esposa para concienciar a la gente para que no se haga más largo esto de la pandemia”

Emanuel González

Personas religiosas han mostrado su agrado por el niño Dios Covid, aunque otras opinan lo contrario. Geraldine Arellano dijo a CNN:

“No me gusta mucho porque el niño (Dios) tiene que ser de alegría, de felicidad; no de cubrebocas y cirujano, que no trabaje tanto”

Geraldine Arellano

El periódico católico Desde la Fe, de la Arquidiócesis Primada de México, publicó que los niños Dios Covid no deben ser tomados como de buena suerte, de magia o superstición.

En México personas católicas tienen la costumbre de arrullar al niño Dios cada 24 de diciembre por su nacimiento; y el 2 de diciembre de vertirlos porque fue el día en que María y José lo llevaron al templo de Jerusalén para purificarlo y para presentarlo.