5 de diciembre de 2021 | 14:23
Diversidad

Gays en Afganistán temen por su vida tras regreso de talibanes

Con la llegada de los talibanes al poder, gays en Afganistán temen más que nunca por su vida
Afganistán
Compartir en

Los gays de Afganistán temen más que nunca por su vida debido al regreso de los talibanes.

Si bien en Afganistán la vida para los gays y población LGBT en general ya era difícil, ahora se encuentran en grave peligro.

Abdul, un ciudadano de Afganistán, cuenta el temor que vive tras la llegada al poder de los talibanes: “si hablara de mi homosexualidad, me matarían en el acto”.

Y, a pesar de que tenía grandes planes para los últimos días; como presentar sus exámenes finales de la Universidad y cenar con su novio, por la situación de Afganistán ha permanecido en casa.

“Incluso cuando veo a los talibanes desde las ventanas, me siento realmente asustado. Mi cuerpo comienza a temblar al verlos”

Abdul, 21 años.

Situación de los gays en Afganistán

Los talibanes han expresado su deseo de hacer cumplir con rigor la ley ‘sharia’ en Afganistán, que afecta particularmente a mujeres y gays.

La ley ‘sharia’ o ley islámica es la base del nuevo código penal de Brunéi, que castiga el adulterio y el sexo homosexual con muerte por lapidación.

“Como gay en Afganistán, no puedes mostrarte siquiera a tu familia o amigos. Si me expongo ante mi familia, tal vez me golpeen o me maten”

Abdul, 21 años.

Es por este motivo que Abdul, un ciudadano de Afganistán, ha visto desaparecer su vida ante él en tan sólo una semana.

Su padre, trabajador del gobierno, sigue en Afganistán pero escondido por miedo a los talibanes. Abdul busca una manera de salir del país.

“Estoy bajo una depresión grave. No quiero vivir este tipo de vida. Quiero un futuro en el que pueda vivir libremente y que la gente no me diga que no se puede ser gay aquí”

Abdul, 21 años.

En tanto, la organización benéfica ‘Stonewall’ ha pedido al gobierno británico que comience a ayudar a los refugiados afganos LGBTQ+ a sobrevivir, reubicarse y prosperar.

“Sólo quiero decir, si alguien está escuchando mi mensaje: como joven, tengo derecho a vivir con libertad y seguridad”

Abdul, 21 años.