Columnas

Para que los ciudadanos sepamos en dónde estamos parados, se requiere que los datos, cifras y números sean transparentes y estén validados.

A medida que la distancia
entre el presente y el final se acortan
y el futuro se aclara y se enaniza
y se está un poco harto
de husmear en los residuos del pasado
uno valora y hasta mitifica
la fusión con el cuerpo del amor
y esa mirada que atravesó la niebla
aquellos que se aman o se amaron
saben que allí estaba la clave
la negación del acabose
y por supuesto la vacuna
contra el maldito desamparo.
Mario Benedetti
Sabes que pasas por la vida
Sin salir de tu mentira
Que muchos alimentan
Y que crece día a día
La mafia te persigue
Y te coge la policía
Te encierran y te sueltan
Y todos te dicen
Déjalo ya
Sabes que nunca has ido
A Venus en un barco
Quieres flotar
Pero lo único que haces
Es hundirte.
Mecano

De acuerdo a Marcelo Ebrard, México tendrá a su disposición la vacuna contra el covid en diciembre. Temeraria la superficialidad con la que lo asegura, pues no detalla ni especifica dicha afirmación. Eso sí, pasa factura al secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela, de cualquier posible desvío en el “plan” de distribución.

Informe vacunas : Pfizer- si aprueba COFEPRIS- llegará a México en diciembre de este año. Cansino ya en fase III de 15 mil voluntarios . AztraZeneca Oxford por iniciar producción. Dr Alcocer ya tiene su plan operativo de vacunacion. Saldremos adelante!!

— Marcelo Ebrard C. (@m_ebrard) November 24, 2020

Lo afirmado se parece bastante a lo dicho por el presidente López Obrador al respecto de que, para este próximo martes, el sistema de salud de México ya sería tan bueno como el de Dinamarca. Sin duda el canciller le ha aprendido el modito a su jefe...

Con todo, lo de las vacunas aún puede ocurrir; tener en nuestro país un sistema de salud a la altura de la península escandinava ya sabemos que no. Ayer se registró el día más alto de contagios de todo lo que va de la pandemia: 12 mil 81 casos (descontando, claro está, aquella otra jornada en que se dio un “ajuste” anormal en la metodología). Total, vamos requetebién a pesar de que la realidad niegue ese discurso oficial.

Covid

Así, a medida que pasan los días y las horas, la necia realidad se empeña en señalar que lo relatado por Ebrard es poco fiable. Empezando porque ni siquiera hay coordinación dentro del propio gabinete federal.

¿Estaremos presenciando la justa precaución que se requiere de la COFEPRIS para dar autorización a diferentes laboratorios de vender la vacuna en México una vez que ya esté en los mercados o somos presa —ya desde ahora— de una lucha de corte político? Y es que pareciera que el zar anti covid, Hugo López-Gatell, le tiene a las vacunas la misma tirria que muestra a los cubrebocas. Me temo que sabe que entre más se alargue el efecto de la pandemia en México, más extiende también “su razón de ser” y las posibilidades de contender por la presidencia en el 2024.

Si dentro de la propia Cuarta Transformación se quieren culpar de auto sabotaje, adelante, pasa. Pero, por piedad, que no quieran salir ahora conque los constantes tropiezos y evidentes errores se deben al neoliberalismo, a Peña Nieto o a Felipe Calderón. La inversión en Salud como porcentaje del PIB nunca fue más alta que en el sexenio peñista (2015 el mayor monto destinado al sector en el PEF); en cambio, los porcentajes en 2019, 2020 y lo que será para 2021 son alarmantemente bajos.

A todo esto, en el ínterin nos enteramos que una publicación del World Economic Forum (en colaboración con Quartz, agencia privada dedicada al periodismo de investigación), menciona los países que han ordenado el mayor número de vacunas para su población —y también como porcentaje de su población—; México no aparece entre ellos (https://qz.com/1937072/the-countries-that-have-already-ordered-enough-covid-19-vaccines/ ) Cierto, la lista se limita a enumerar a las naciones que más número de vacunas han solicitado y a todos los miembros de la Unión Europea se les clasifica como una sola gran “nación”, pero eso no es justificante para decir que no aparecen países de América Latina, pues Perú, Argentina y Brasil sí se encuentran en la relación.

¿Qué está pasando?

Es imprescindible que el gobierno federal nos lo aclare.

Demos el beneficio de la duda a que aunque no aparecemos en esa lista, estaríamos en el lugar 18 —por decir algo. Egipto está en el 17° lugar y tiene órdenes para cubrir el 15% de su población. Entonces, ¿cuál es el porcentaje real de habitantes que tiene contemplado cubrir México con la vacunación (al menos en una primera etapa)?

Hoy hay más dudas que certezas. Máxime porque cuando iniciaron las pruebas de AstraZeneca y Oxford, se anunció con bombo y platillos que México tendría vacunas gratuitas para todos. Después se dijo que serían vendidas al costo por la intercesión de grupo Carso. Luego, a partir de allí, se inició un baile de cifras de los miles de millones de dólares que serían necesarios para enfrentar el abasto suficiente de vacunas para toda la población. Obviamente, la cifra en dólares no ha cesado de incrementarse.

Más tarde se tuvo la desfachatez de no programar en el presupuesto federal 2021 el comprar vacunas anticovid y se amenazó —no muy veladamente— que estas se costearían con el dinero obtenido de la extinción de 109 fideicomisos. El hecho es que en el presupuesto modificado (y finalmente aprobado) sigue sin aparecer dicho monto.

También se anunció que, además del convenio con AstraZeneca y Oxford, México tenía acuerdos con China y con Rusia; y hasta con Pfizer se había logrado que la misma compañía crearía una forma de transportación helada —de la cual se beneficiaría la población mexicana— para que los viales de la vacuna no sufrieran ningún tipo de menoscabo. Sin embargo, distintos periodistas e investigadores nacionales e internacionales que han preguntado directamente a las farmacéuticas, universidades y gobiernos aludidos reciben como respuesta que sus registros no concuerdan con lo afirmado por el gobierno mexicano.

Urge transparencia

Reiteradas son las veces que en conferencias de prensa, AMLO ha dicho que México tendrá las vacunas necesarias, pero tristemente las dudas no han hecho más que crecer, al mismo tiempo que disminuye la credibilidad construida desde la palestra de la mañanera. Urge saber lo que ha concretado el gobierno de México, a qué se ha comprometido y lo que ha invertido para la vacuna. Porque lo que ya no se puede es mantener la incertidumbre, ni el negar cifras que no gustan a la administración federal sin al mismo tiempo transparentar y validar las oficiales. Irónicamente, para combatir la pandemia que nos acecha se requiere, ante todo, establecer una clara política de comunicación de los objetivos, acciones y logros de la autoridad. Y para que los ciudadanos sepamos en dónde estamos parados, se requiere que los datos, cifras y números sean transparentes y estén validados.

Llegó el momento de que las certezas, las mentiras o las medias verdades queden al descubierto. Y solo hay una pregunta que demanda respuesta: ¿y las vacunas, Marcelo? Lo demás, solo queda en palabrería. En un argumentar ir a Venus en un barco que sospechamos no ha zarpado, y eso porque lo único que se desea desesperadamente es flotar.