Columnas

Del “misión cumplida” a “consigue lo que puedas”. ¡Caro tener un comprador disfrazado de canciller! Ojalá encuentre la vacuna contra de las mentiras.

Cuando vos me seguisteis, iba huyendo;
huir ahora vos, cuando yo os sigo:
si es amor, ya le tengo y no le entiendo.
Ya huyo como esclavo del castigo;
guardaos que ya me voy y, al fin partiendo,
no sé qué haré de vos pues vais conmigo.
Lope de Vega
A ninguno nos complace la humillación o la sumisión; el problema es saber cómo escapar de ellas.
Ildefonso Falcones

Consigue... lo que puedas

Marcelo Ebrard, comprador designado de la Cuarta Transformación, sale pitando a Estados Unidos, China, Rusia y la India para conseguir más vacunas anticovid. Y es que, de la “misión cumplida” a “consigue lo que puedas”, hay pocos meses de distancia. Eso sí, han quedado regadas en el camino 140 millones de mentiras.

El 13 de febrero de este año, Andrés Manuel López Obrador aseguró que se habían comprado suficientes vacunas para toda la población mexicana. Pero claro, como la adquisición de las dosis es ahora información reservada por los próximos cinco años, no se tiene seguridad de nada. ¿O sí?

¡Por supuesto que sí! Sabemos que no hubo éxito en la adquisición pues, en palabras de la subsecretaria de Relaciones Exteriores, Martha Delgado, quien concedió apenas ayer una entrevista a Bloomberg News, quedó establecido: “[Ebrard] seguirá presionando en torno a la solicitud de México de más dosis”. También señaló: “México tiene una petición permanente para cualquier vacuna disponible en los Estados Unidos”.

Todo menos diplomática

Así, Ebrard tiene la encomienda de conseguir más vacunas para nuestro país en medio de la escasez mundial de las mismas. En Estados Unidos agradecerá el adelanto de 2.7 millones de dosis de la AstraZeneca, aunque tendrá que “presionar” por más.

Sí, presionar. Ese es el término usado por la funcionaria de la SRE; no lo inventé yo.

¡Qué lamentable papel al que se ha visto reducida la cancillería! ¿Cómo llamar este tipo de misión? ¿Diplomática?, ¿insistente?, ¿de presión a los proveedores? Digamos, simplemente, la de tener que salir ‘a las escapadas’ para ver qué se puede conseguir.

¡Qué caro nos sale un comprador disfrazado de ministro de Relaciones Exteriores! Y qué penoso para él y para México que se tengan que negociar así las vacunas contra el covid cuando se tuvo el tiempo para obtenerlas de forma más que adecuada.

El pleito

Y mientras eso sucede, el “zar covid” (así, sin el anti), Hugo López-Gatell declara ufanamente que no hay ningún plan por el momento en México para la vacuna Covaxin. ¿Para qué dio entonces la aprobación Cofepris para su uso? ¿Para qué va Ebrard por ellas a la India?

Lo que sucede es que en el trasfondo sigue allí la pugna por la notoriedad política entre la SRE y la SSA. Y para no perder la costumbre, la ciudadanía es la que paga las consecuencias de sus cuitas.

Tenemos a Gatell impávido ante el número de muertos, infectados y pocos vacunados. Él, al igual que Donald Trump en algún momento, hoy podría dispararle a alguien en pleno Salón de la Tesorería, a la vista de todos, que no tendría consecuencia política ni legal alguna. De ese tamaño el manto protector que lo cubre, todo cortesía de Palacio.

¿Misión —ahora sí— cumplida?

Ojalá que cuando regrese Marcelo de su periplo, traiga las vacunas consigo y estas sean usadas en la población mexicana. Porque bien podría sucedernos como con las pipas de Pemex que fue a comprar, pero que nunca se supo de ellas (no en su totalidad ciertamente).

Unas sí, en el desfile del 16 de septiembre de 2019. Y evidentemente no es que queramos ver las vacunas desfilando en ese castrense acto. Las queremos siendo utilizadas en los brazos de todos los mexicanos.

Retomemos la ‘misión cumplida’ exclamada por Marcelo a finales de diciembre del año pasado. La terca realidad muestra la cortina de humo que fue que cinco secretarios de Estado se desplazaran al aeropuerto a recibir seis mil tristes dosis hace un par de meses, para que después de otros tantos más se tenga que mendigar que nos las regalen o nos vendan lo que se pueda.

Marcelo, a las escapadas. Sería ideal, digo yo, que en su recorrido encuentre una vacuna en contra de las mentiras y falsas victorias; a la 4T le urge y a todos nosotros también.