Columnas

Los ‘mensajes’ del general Luis Crescencio Sandoval

Presidente AMLO y general Luis Cresencio SandovalAndrea Murcia/Cuartoscuro.

“No se permite la confrontación entre compañeros”, dijo el general Sandoval, pero ello no significa que las Fuerzas Armadas encubrirán a nadie.

“La prudencia es el ingrediente esencial del valor.”STEPHEN KING
“Todo pasa; sólo la serenidad permanece.”LAO TSÉ
“Los caminos de la lealtad son siempre rectos.”CHARLES DICKENS

Rara vez es cuando el secretario de la Defensa da un discurso. Pero este viernes, con motivo del 110 aniversario de la Revolución Mexicana, la intervención del general Luis Crescencio Sandoval González fue especialmente emotiva.

Y no, ello no se debió a las palabras dedicadas a los héroes quienes creyeron en el sufragio efectivo y en la no reelección. O en el reconocimiento a los militares y civiles que hoy fueron condecorados con la presea “Miguel Hidalgo”. Tampoco a que se refirió a que en las Fuerzas Armadas las designaciones y ascensos se dan al margen de favoritismos, amiguismo e influyentismo, si bien se agradece enormemente.

No. Tal vez lo más importante a notar es que el comandante habló con mucho orgullo de los reconocimientos otorgados, subrayando no obstante que hay una responsabilidad que deben cumplir de vuelta cada uno de los integrantes condecorados: actuar con profesionalismo y dentro de la LEGALIDAD.

Claramente, habiendo un natural sentido de agravio y desmoralización en el Ejército, producto de lo ocurrido con el general retirado Salvador Cienfuegos, Sandoval buscó compensarlo con un discurso de mucho aliento para los miembros. “No se permite la confrontación entre compañeros”.

No se espere, entonces, en días subsecuentes una palabra en contra del general Cienfuegos. Tampoco escuchar una voz a favor. Pero eso sí, actuarán como “un solo cuerpo”.

El general aclaró, para quien supiera leer entre líneas, que ello no se traduce ni va a significar de parte de las propias Fuerzas Armadas que se encubrirán o solaparán actos criminales, de corrupción o de tergiversación de la norma.

En ese sentido su discurso fue una declaración magistral de dónde se encuentra situado en estos momentos el Ejército Mexicano con respecto a sí mismo.

Su decir fue el de una prudencia absoluta. Donde no se mencionó ni el nombre ni la situación de Cienfuegos, y sí se recordó que, dentro de la legalidad, el Ejército siempre sigue un camino recto sin desviaciones, con un correcto actuar y forjando su propio destino. Fue elegante y fue diplomático, permitiendo entender a quien quiso hacerlo.

Hubo, quizá, tres cosas que en mi opinión desentonaron con todo lo anterior y quiero mencionarlas:

(1) La presencia de ‘la no primera dama’, Beatriz Gutiérrez Müller, siendo que es solo “la esposa del presidente”.

(2) Hablar de la Guardia Nacional como parte del Ejército y de la Marina; esto es, integrada a las fuerzas de defensa de la nación y no a las de Seguridad Pública.

(3) El justificar la realización de “obras civiles que ayuden al progreso del país”. Un llamado sin lugar a dudas a todos quienes consideramos que el Ejército está sobresaturado y desviando su quehacer a funciones que no le son fundamentales.

El discurso del general Luis Crescencio Sandoval fue el más escuchado de quienes tomaron la palabra; de manera clara y llana refrendó el compromiso con el ejecutivo federal (ningún rompimiento con AMLO; todo lo contrario: lealtad y hasta agradecimiento), insistiendo al mismo tiempo en la división de poderes y dejando claro el espíritu de cuerpo en las fuerzas armadas que no permite ningún tipo de confrontación entre compañeros. “La lealtad del Ejército es a toda prueba y no anhela ningún poder”.

Quienes esperaban una alocución de contrastes o enfrentamientos, no podrán más que aceptar que lo que se vio fue a un glorioso cuerpo militar siendo institucional. Y eso, la serenidad en el mando, en estos tiempos convulsos, se agradece enormemente.