Columnas

López Obrador 0 - Manifestantes FRENAA 1

El falso pirata con el parche como cubrebocas mal puesto

No los dejaron llegar al Zócalo, se fueron a plantar a parte de las avenidas Juárez y Reforma. 

marcador, ra
1. adj. Que marca. U. t. c. s.
2. m. y f. Persona que contrasta monedas, metales, pesos y medidas.
3. m. Tablero colocado en un lugar visible de los recintos deportivos, en el cual se anotan los tantos, puntos o lugares que van obteniendo los equipos o participantes que compiten.
4. m. Átomo o sustancia detectables que permiten identificar procesos físicos, químicos o biológicos.
5. m. Muestra o dechado que se hacía en cañamazo para marcar la ropa.
6. m. Impr. Operario encargado de colocar uno tras otro los pliegos de papel en las máquinas.
7. m. Am. Cen., Arg., Ec., Par. y Ur. rotulador (‖ instrumento para escribir o dibujar).
RAE

El anuncio de una manifestación encabezada por el grupo de oposición FRENAA este fin de semana hacía suponer que seguirían su ímpetu bélico demostrado verbalmente antes en redes sociales, pero no fue así. Su presencia fue ordenada, pacífica y civilizada.

Al parecer, la 4T no esperaba esa actitud (la verdad es que yo tampoco); tan es así que no envió a sus acostumbrados grupos de choque, siempre propicios para enardecer el ambiente y contaminar las justas causas. ¡Y qué bueno! Eso permitió ver a un tolerante grupo de manifestantes y también, hay que decirlo, a un cuerpo policial desplegado haciendo el trabajo que le fue instruido sin caer en la franca represión. Porque si bien es cierto que a FRENAA le impidieron el paso al Zócalo capitalino para plantarse ahí y que en no pocas ocasiones los policías tomaron las pertenencias de los manifestantes y los contuvieron y replegaron, no hubo coacción. De hecho, fue hasta el domingo en la noche cuando la protesta sufrió desde escupitajos hasta botellazos, pero ninguno a manos de autoridades capitalinas.

Eso sí, la pugna, la polarización y la retalía de mentiras continúa vertiéndose en redes sociales. Una muestra por demás lamentable fue la de Alfonso Ramírez Cuéllar, dirigente interino de Morena, en Twitter: “Las manifestaciones y el plantón organizados por #FRENNA (sic) constituyen una provocación alentada por los grupos económicos más reaccionarios del país. Es un grupo fascista que quiere romper la estabilidad política que hoy vivimos en México”. No creo que este tipo de comentarios (así como la absoluta negación de la situación política que se vive en México) abone a la discusión constructiva y objetiva que se requiere, pero en fin...

Lo que sí es cierto es que el gobierno federal y el capitalino esperaban otra cosa y eso les llevó a tomar decisiones no óptimas. Les salió el tiro por la culata, como se dice coloquialmente. Me explico:

Independientemente de si la 4T practica un doble rasero o no —y de si hay o no violación de las garantías de libre tránsito y manifestación — por lo que a marchas se refiere, el no permitirle a FRENAA un plantón en la plancha capitalina se tradujo en que ahora los tienen ocupando una vialidad, y no cualquier vialidad de la CDMX: parte de las avenidas Juárez y Reforma. Creo que a la autoridad le salió mal ese cálculo.

Y como una cosa lleva a la otra, eso propició la necedad de la autoridad de importunar a los manifestantes quitándoles sus tiendas de campaña. Pero también conduce a no poder ocultar que los que NO actúan (al momento) de forma violenta son los manifestantes y, en cambio, sí gente allegada a la 4T tipo la que dice llamarse periodista.

Sí, un vulgar tuerto/no tuerto, doctor horroris causa que se filmó a si mismo molestando a los manifestantes llamándoles —entre otras cosas— “perros”. Con ello solo mostró su infinita patanería y una actitud —esa sí— agresiva. ¡Vaya contraste! Una comparación que ahora ni la 4T puede lograr pase desapercibida.

Eso me lleva a un tercer aspecto: al presidente de la República y a su equipo de comunicación social ya no les queda más remedio que relegar y prohibir la participación de “El Falso Pirata” a las conferencias mañaneras y actos oficiales del Movimiento Regeneración Nacional, eso si no quieren parecer solapadores o promotores de dicho ofensivo personaje.

Y que conste que ya se les había advertido antes: no se podía esperar otra cosa de un individuo quien se dedica a agredir a sus compañeras periodistas y se mofa de quienes en realidad sí requieren utilizar un parche por una discapacidad ocular. Digno de ser denunciado ante lo que queda de CONAPRED...

Habiendo dicho todo lo anterior, les comunico que lo que a mí más me preocupa de todo esto, y que no puedo quitarme de la cabeza, es que al titular del ejecutivo federal y a no pocos miembros y simpatizantes de la Cuarta Transformación, lo que más les llega a descontrolar y molestar es ser enfrentados por personas que critican sus acciones sin hacer uso de la violencia. Es ante ese escenario que el lopezobradorismo pierde los cabales y se dedica a demostrar su intransigencia, cuando menos la verbal. Lo cual —irónicamente para el régimen— se traduce en más publicidad para los manifestantes (la prensa internacional observa al presidente auto llamado pacifista utilizando a las fuerzas del orden para cerrar el paso a quienes protestaban), y un lugar más notorio para su campamento: la avenida Reforma.

Lección para los críticos: la oposición más efectiva al régimen federal en turno es la que se plasma de forma ordenada y pacífica. La 4T, comenzando por su líder moral, no sabe qué hacer con eso.

Hoy el marcador registra “uno - cero a favor de los manifestantes”.