Columnas

No se si sea que ya estamos exactamente a un mes de noche buena, pero en esta ocasión me nació darle un regalo anticipado al Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, el Dr. Hugo López-Gatell. Como se de antemano que el presente tiene que ser austero para que lo pueda aceptar, es que se me ha ocurrido regalarle unos zapatos de segundo uso.

En realidad puede escoger de diferentes modelos e incluso tallas, hay más de 100 mil pares disponibles que podría probarse aunque sea por unos momentos. Zapatos como los del señor que perdió a su esposa porque está salió de compras sin su cubrebocas después de escuchar al subsecretario restándole importancia a su uso. O los tenis del joven que perdió a su padre en su casa, ya que no fue recibido en el hospital, porque para López-Gatell es mejor engañar al presidente diciendo que tienen camas desocupadas que pacientes atendidos o curados.

Si eso no le genera empatía o le toca tantito el corazón para reajustar su discurso y corregir su fallida estrategia, le puedo recomendar ponerse los zapatos del químico Sergio Salazar, quien fue Director de Prestaciones Económicas y Sociales del IMSS durante el sexenio de Felipe Calderón y a quien en días recientes la Fiscalía General de la República detuvo en Tampico, como uno de los presuntos responsables del incendio de la Guardería ABC, en donde trágicamente fallecieron 49 niños y otros más resultaron heridos.

El químico no era el que operaba la guardería, tampoco fue el que la construyó o habilitó, pero si era el encargado de otorgar los permisos y de aprobar los recursos que el gobierno traspasaba a estas estancias que funcionaban con el modelo de subrogación por el IMSS. En su momento, este lamentable hecho le valió su salida del Instituto y hoy, 11 años después lo tiene preso.

Y algunos dirán que es culpa del sistema de salud que dejó el neoliberalismo, pues bien, el Dr. Gatell llevaba ya año y medio en su puesto cuando dio sus proyecciones, ¿qué no en este tiempo por lo menos debió tener un diagnóstico del estado de nuestro sistema de salud? Si no lo tenía, entonces es incompetente; si ya lo tenía y aún así consideró que 60 mil muertos sería catastrófico, hoy con más de 100 mil fallecimientos, queda exhibido igualmente como un incompetente.

Pero es que también es culpa de la obesidad que han provocado las refresqueras, dirían otros; pues México ocupa el lugar número 6 en el índice de obesidad por país, mientras que en fallecimientos por covid, ocupa el número 4. Y esto tomando en cuenta los datos oficiales, aunque de acuerdo al Tablero de Exceso de Mortalidad, publicado por la misma Secretaría de Salud Federal, se han contabilizado más de 200 mil defunciones que el año pasado, esto quiere decir que o la cifra oficial de víctimas por Covid-19 es por lo menos el doble de lo reportado por Gatell, o que el sistema de salud en México está peor ahora que supuestamente estamos mejor.

López-Gatell ha traicionado a su país y al presidente por sus ambiciones personales, ha preferido decir lo que cree quieren escuchar, que decir lo que realmente tienen que saber las personas arriba de él para tomar mejores decisiones. El canto de las sirenas lo ha embrutecido; pretender competir con los pesos pesados de su propio partido, lo ha puesto en una situación sumamente vulnerable, sin que aún se de cuenta lo que todo esto puede significar para su futuro, en donde gane quien gane, llegue quien llegue, Gatell, será un tema que atender.

Espero que el Dr. López-Gatell acepte mi regalo y corrija su estrategia, para no tener que verse en un futuro en los zapatos del químico Salazar.