Columnas

Así capto en general, a las campañas políticas, y les doy un empate, pero no en lo que están imaginando. Lean y verán...

¿Abstencionismo en las elecciones más grandes de la historia?

Y van a ser históricas no tanto por el madral de puestos públicos que se definirán en el ominosamente cercano 6 de junio, sino porque si siguen así los candidatos y sus “egonerales de división”, estas elecciones van a pasar a la historia -sí- pero por el brutal abstencionismo que DETONArán millones de mexicanos que están hasta la madre de verlos tirándose fregadazos y guardándose los conatos de inteligencia e ideas en las cabecitas de pulpo que pululan en sus cuarteles de campaña.

Les platico: activa o reactivamente he conversado con los candidatos, y si con uno no, sí con sus “egonerales de división”.

Encuestas cuchareadas más meneadas que el menudo

Cada contendiente a las gubernaturas, alcaldías y diputaciones, trae sus propias encuestas, todas con un tufo de cuchareo más meneado que el menudo que sirven a los “crudos”, los domingos en el Mercado Juárez.

Yendo de incógnito o disfrazado de acólito, he estado en actos de campaña de TODOS y he visto como los “egonerales de división” aturden a los candidatos con recomendaciones para partirle su madre al contrario que traen dentro de la campaña, más que para otra cosa.

Me he metido o he infiltrado sus “war rooms” -como les encanta llamarles- y los he visto más como “water rooms” que otra cosa. Todos opinando; todos haciéndole creer a sus clientes que son los reyes de internet; que son los García Márquez del discurso, la proclama y de la pluma; que son los Einstein de los algoritmos; los Ben Gurión de la inteligencia israelí embarazando sin permiso aunque sí con deleite a la mexicana política.

Dejan en la banca a Cristiano Ronaldo y a Messi

Y lo peor del caso: contradiciéndose los unos a los otros dentro del mismo bando y patéticamente dejando en la banca a los "Messi" o a los "Cristiano Ronaldo", que si los pusieran a jugar o al menos los tomaran en cuenta en el plan de juego, les ahorraría tantas idas al baño SIN PAPEL como las que están teniendo, y han de perdonar lo escatológico de este ejemplo.

Desmadejados, desmadrados, desencajados y desenmascarados van a llegar los tres que buscan la gubernatura a los dos debates del Norte y del Milenio en mayo, incluyendo al 4o que se la ha pasado viendo desde su cómoda butaca -eso sí- de 1a fila, cómo se surten los otros tres arriba del encordado.

Sí, tres soltando madrazos y después agachándose para esquivar los que les tiran, y otro creyendo que no hay mejor lugar que la comodidad de su butaca de 1a fila, donde NADIE de su equipo se preocupa de irle poniendo los guantes, porque aunque crea que sus noches no son más que para chingarse tres veces a la semana las enchiladas, las flautas y los sopes de la taquería Juárez, va a tener que subirse al ring -mínimo dos veces- para repartir camotazos o cabecear, siempre y cuando no sea para el lado del chingazo.

Y el ganador puede ser...el abstencionismo

Entonces, si no hacen algo verdaderamente DISRUPTIVO, el gran ganador de las próximas elecciones no será ninguno de ellos, sino el abstencionismo, y para vergüenza de ellos mismos, quien se haga con la gubernatura, con las alcaldías y las diputaciones, será aquel a quien más le convenga que la gente se quede a ver series de Netflix el domingo de las elecciones.

Lo DISRUPTIVO a que aludo atañe no solo al fondo, sino también -y muy importante- a la forma.

Por DISRUPTIVO me refiero a hacer algo totalmente diferente a lo que hacen sus adversarios.

Empatados, empatados, empatados

Y ¿saben una cosa? Veo EMPATADOS a los cuatro principales que quieren la gubernatura; a los otros cuatro que le tiran a la alcaldía de Monterrey y a TODOS los demás de los municipios y curules.

Reitero, empatados, pero en hacer las cosas IGUALES los unos a los otros.

Los veo empatados en rodearse de puros "egonerales de división", que se pelean entre ellos mismos el privilegio de que su cliente les haga caso y pronuncie las cosas con la "coma" que ellos sugirieron, y no con el "punto y coma" en el que insiste su competidor interno o con el "signo de admiración" que recomienda el otro, porque en la campaña son un chingo los "estorbantes" y muy pocos los "ayudantes".

Empatados en balbucear guiones que les dictan desde Las Misiones, desde el Palacio de San Nicolás o del Nacional o de la casona del meritito puerto jarocho.

Empatados en poner a jugar a los maletas recomendados, y tener en la banca a Cristiano Ronaldo o a Messi.

Empatados en fincar sus campañas en promesas alucinantes y alucinadas que nadie se traga y en no armarse hasta los dientes de datos, nombres, fechas, horas y lugares aterrizadas en el presente, y no en un futuro que hoy les es tan incierto como el clima de la chingada que priva en éstas bárbaras tierras del norte.

No contienen, pero sí responden

Empatados en no contener y sí en responder.

Empatados en ser la pistola más rápida del noreste para ensuciarle los trapos al otro, pero los más lentos para lavar los propios.

Empatados en no confiarles sus pecadillos a los "egonerales de división" de sus "water rooms" y provocar que sean ellos los primeros sorprendidos cuando sus adversarios sueltan videos de una etapa en la que ni espinillas tenían en sus cutis.

Ven por el retrovisor y traen el freno de mano puesto

Empatados en seguir conduciendo con los ojos puestos en el retrovisor y en no darse cuenta de que aún pisándole, no avanzan porque ni cuenta se han dado de que traen el freno de mano e incluso otros de su equipo, en vez de ayudarles a pisar el acelerador, están metiendo sus patas en el freno.

Y si le siguen, no va a haber ni un solo ganador y sí muchos que perderán ante el abstencionismo y así, serán millones los que les van a estar recordando durante seis y tres años, que NO VOTARON POR ELLOS.

Metámosles mocos al atole

Están tan enrarecidos e impenetrables los ambientes dentro de los "water rooms" de las campañas electorales, que algunos simpatizantes han optado por hacer por su propia cuenta labor de proselitismo para apoyar las causas de sus candidatos.

Platiqué con unos de ellos y me dijo que se traen tal desmadre los que yo llamo "egonerales de división", que se dan el lujo de no escuchar y menos tomar en cuenta las propuestas de quienes son partidarios de a de veras de los candidatos.

"Que con su pinche pan y tortillas se lo coman, yo voy a hacer mi propia campaña porque no necesito de guajes pa nadar", me dijo un simpatizante de cierto candidato, que trae en la calle a un mini ejército de colaboradores VOLUNTARIOS, pegando carteles, mantas y repartiendo volantes en los cruceros. Nomás en México se ven estas cosas.

Ahí me van a perdonar

Amigos conocedores -y otros no tanto- insisten en que este 6 de junio las muchedumbres van a inundar las casillas de votación.

Tengo mis dudas, porque el mismo hartazgo que llevó a AMLO a ser presidente, pudiera ser ahora el que "motive" a la gente a no tomarse la molestia de salir a arriesgarse a que el pinche bicho se los eche.

El hartazgo del 1 de julio de 2018 fue por las galopantes corrupciones de los gobiernos anteriores.

El hartazgo de este próximo 6 de junio podría ser por las sanguinarias y sanguinolentas campañas que estamos viviendo, desprovistas de propuestas y planteamientos inteligentes, realistas, congruentes, medibles y cuantificables.

CAJÓN DE SASTRE

"Para agarrarse a fregadazos lo único que se necesita es tripa y puños. Para convencer se ocupa inteligencia, capacidad y preparación. Casualmente, la diferencia entre un político y un dignatario es que el primero piensa en elecciones y el segundo en generaciones", dice la irreverente de mi Gaby.