4 de agosto de 2021 | 08:30
Opinión

Ebrard gana una partida, pero no cantará victoria: Bárcena se va, ¿quién llega?

Muy posiblemente sustituirá a Martha Bárcena un personaje que no será subordinado del secretario Marcelo Ebrard
Martha Bárcena
Compartir en

La guerra es un absurdo; la vida es otro absurdo;<br>el análisis todo a polvo lo reduce<br>y en lo íntimo de todo descubre el más palurdo<br>la falsedad que al pronto nos engaña y seduce.

Emilio Bobadilla

Todo indica que nuestro secretario de Relaciones Exteriores, el mismo que se acercó demasiado a un derrotado Donald Trump, ha ganado la partida a una diplomática de carrera a la que grilló.

Lástima. Martha Bárcena, quien mantiene buenas relaciones con el equipo demócrata del entrante presidente norteamericano, Joe Biden —nexos que ahora tanta falta nos hacen—, terminó por hartarse.

Absurdo e irónico a la vez pues, mismo si se confirmara la noticia (lo que sin duda ocurrirá pronto) de que la embajadora deja la representación de México en Estados Unidos, ello no significa que el canciller Marcelo Ebrard y su equipo de trabajo deban en automático cantar victoria.

La razón es que, si bien se habrían quitado del camino a una integrante del servicio exterior que siempre vieron como un estorbo, muy posiblemente llegará a sustituirla un personaje que no será subordinado del secretario. Un sucesor experimentado y versado en la política que no le hará ningún caso a Ebrard.

¿Cómo quién?, se preguntarán ustedes. Hay dos figuras que suenan y mucho: Juan Ramón de la Fuente, actual representante permanente de nuestro país ante Naciones Unidas, y Esteban Moctezuma, secretario de Educación.

Pero ahí no terminaría la cosa. Como nueva embajadora ante el Reino Unido (misión diplomática que ha estado acéfala por ya dos años), les adelanto que no irá Martha Bárcena a cubrir el encargo. Se rumora que la plaza la ocupará Josefa González Blanco Ortiz Mena; sí, la ex titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales. La misma que declaró que cree en los aluxes, duendes de la mitología maya y espíritus de la naturaleza.

Tristemente algo absurdo pero creíble de la Cuarta Transformación y ocurriendo ambas cosas —la salida de la primera y la llegada de la segunda— de una forma por demás burda. Una buena diplomática se va y una funcionaria muy cuestionable, por decirlo de manera amable, llega.

¿Hasta allí? No. Para dar el panorama completo de este juego de enroques habrá que conocer, y pronto, si también es cierto que se darán cambios en la mismísima cancillería, en Gobernación y en Educación.... Se pone interesante.