Columnas

Morena nace de la “pepena” de todos los partidos, de los más viejos y mañosos políticos que ya no tenían cabida en este país.

“Todos los aduladores son mercenarios, y todos los hombres de bajo espíritu son aduladores”
Aristóteles.

¿Quiénes integran Morena?

Justo antes de las elecciones del seis de junio Morena muestra su verdadera cara. Un partido conformado por mercenarios de la política, desde quien lo concibió hasta sus más destacados y representativos integrantes.

En las últimas semanas se ha visto como legisladores, alcaldes, candidatos y personajes distinguidos del gobierno Federal, son en realidad un grupo de mercenarios, corruptos, chapulines y presuntos delincuentes redimidos por “el creador” de Morena: el compañero presidente y camarada Andrés Manuel.

Morena nace de la “pepena” de todos los partidos, de los más viejos y mañosos políticos que ya no tenían cabida en un país donde empezaban a surgir generaciones de políticos con una visión distinta del país.

Un claro ejemplo de la pepena de mercenarios quedó de manifiesto en 2016, cuando AMLO perdonó al expriísta madracista de Tabasco, Evaristo Hernández Cruz, a quien antes había acusado de corrupto y ahora es alcalde de Centro, en Tabasco. Cuando Hernández se unió a MorenaLópez Obrador el “creador” dijo: “se limpió" al salir del PRI, “pensamos que se le debe de perdonar". El mismo mensaje implícito para todos los que al unirse a las filas de Morena, quedaron redimidos de toda culpa.

De nada sirven las legítimas causas que enarbolaban sí empeoraron las mismas.

En su columna Astillero de La Jornada, Julio Hernández escribió: 

“Virtualmente instalado en esos terrenos de religiosidad resplandeció el Sermón del Perdón que pronunció Andrés Manuel López Obrador en Tabasco a la hora de recibir por necesidades tácticas a un priísta al que hace poco llamaba corrupto, pero al cual ahora aceptó como miembro del partido Morena y lo declaró limpio de culpa”.Julio Astillero

Los redimidos

Sin duda, el primero en la lista es Manuel Bartlett, autor en 1988 del mayor fraude electoral que robó la elección al Ing. Cuauhtémoc Cárdenas y dio el triunfo a Carlos Salinas de Gortari. Este personaje octogenario fue el jefe del Director Federal de Seguridad desde donde se ordenó la muerte del periodista Manuel Buendía, además, informes de la CIA lo vincularon con el cartel que encabezaba Rafael Caro Quintero quien, por cierto, hoy está libre y AMLO ha señalado que fue injustamente preso porque no se le siguió un proceso adecuado.

Aparte de Bartlett, acompañan al compañero presidente en su gestión otros con un pasado bastante turbio como Ricardo Monreal y toda su familia, ex panistas como Manuel Espino y líderes sindicales como Elba Esther Gordillo y Napoleón Gómez Urrutia.

AMLO “el creador” de Morena, repite las viejas costumbres del PRI. 

Quita, pone e impone candidatos por lo que las cosas empiezan a ser dramáticas en su partido.

Entre corruptos, violadores y personajes vinculados al narco, los candidatos morenistas a las gubernaturas son una “joyita”.

Félix Salgado Macedonio, acusado de violar por lo menos a tres mujeres y con diversos señalamientos públicos que lo vinculan al crimen organizado.

Alfonso Durazo, chapulín, ex del PRI y del Verde y ahora Morenista, fue secretario particular de Colosio, de él se sospechó que al anuncio del deceso de su jefe vació la caja con el dinero de la campaña y nadie supo qué pasó. También ha sido vinculado con el crimen organizado, principalmente con el cartel que comanda, aunque a López Obrador no le guste que le llamen por su apodo, el “Chapo” Guzmán y recientemente la CIA mencionó que se investigan sus presuntos nexos con las mafias de la droga.

En Zacatecas, David Monreal fue acusado por traficar con los recursos públicos para su campaña y promoción y antes, en la Coordinación Nacional de Ganadería, acusado de nexos con el crimen organizado y lo último, también es “tocador de nalgas” de sus compañeras de partido.

La candidata de Morena a Nuevo León, Clara Luz Flores, expriísta y entusiasta seguidora de la secta de Emiliano Salinas y Keith Raniere, preso de por vida en Estados Unidos por violador y pederasta.

En Campeche Layda Sansores, ex del PRI, PRD, MC y PT, hoy morenista, hija del mayor cacique de la entidad y expresidente del PRI, el Negro Sansores Pérez. La candidata omitió mencionaren sus declaraciones patrimoniales empresas, casas y propiedades.

Otro que se coloca entre el flamante grupo de acosadores, violadores y pederastas de Morena, es el diputado Benjamín Saúl Huerta, quien de acuerdo con lo que ha trascendido, drogó a un jóven de 15 años para llevarlo a un hotel para presuntamente violarlo, de acuerdo con las declaraciones del menor. 

El legislador protegido por su fuero está libre y continua con sus labores en el Congreso porque el propio coordinador de la bancada de Morena ya lo exculpó: 

"No habrá sanciones en su contra porque no lo hizo en función como diputado, sino en su vida personal".Coordinador de los Diputados federales, Ignacio Mier.

Horas más tarde, se dio a conocer que el diputado Huerta renunció a su intento de reelegirse para la próxima legislatura.

Carta de renunciaTwitter

Manuel Espino, exdirigente nacional del PAN con Calderón, se vendió primero a Peña y luego a AMLO. En 2018 coordinó las campañas para alcaldes del estado de México y se asentó en Naucalpan donde, se dice, regentea a la actual alcaldesa, Patricia Durán, integrante de la dinastía panista Duran Reveles. Se habla de la corrupción orquestada por Espino en el organismo del Agua, servicios y obras públicas y, sobre todo, en seguridad y compra de voluntades de políticos locales de dudosa reputación como el exalcalde panista señalado por corrupto, Edgar Olvera o el priísta y líder sindical, David Parra, gran amigo del jefe de la dinastía, Raúl Durán.

Lo indignante es que en todos los casos el “creador” o alguno de sus súbditos salen a la defensa, lo absurdo es que, a pesar de que las pruebas estén a la vista de todos, los implicados lo nieguen, siguiendo el guion de AMLO, todo es falso, un montaje, una manipulación o parte de una campaña de linchamiento. Lo peor, hay quienes lo creen.