Columnas

¿Quién protege a los médicos, ante la inseguridad en Monterrey?; médico sobrevive al ataque con desarmador.

“¿La ocasión hace al ladrón?
Refrán popular

Percepciones

Aunque los años recientes nos han dado una suerte de coraza para percibir la violencia física como algo “normal” en nuestra sociedad, la verdad no termino de acostumbrarme a ver ciertas cosas que me espantan y me asombran.

No puedo concebir cómo dos estúpidos rateros se atreven a intentar asaltar a un hombre a las puertas de la Clínica 25 del IMSS en Monterrey, uno de los centros hospitalarios con mayor afluencia de personas de manera permanente.

No me cabe en la cabeza que lo hayan hecho a pesar de que se trataba de un médico que venía saliendo de su guardia y era perfectamente identificable por su vestimenta.

No entiendo que para tratar de quitarle un celular hayan tenido el salvajismo de clavarle un desarmador en el pecho, mismo que por fortuna no causó ninguna lesión grave, pero que pudo hacerlo.

No puedo perdonar, aunque en cierto modo comprendo, la falta de empatía de muchísimas personas que estoy seguro vieron los hechos y no se acercaron a ayudar al médico, aunque eso sí, dieron datos relevantes sobre las características del taxi en que huyeron.

Inseguridad

Y me pregunto, si eso le sucede a un médico, ¿qué pasa con todos los familiares de pacientes que pernoctan en las áreas aledañas a los hospitales? ¿quién los protege?

Tal vez no debería espantarme tanto una vez que los niveles de violencia han subido y para los mismos delincuentes no existen ya reglas no escritas como aquellas de no meterse con la familia, las mujeres o los hijos, pero cuando un ataque sin razón como el que nos ocupa sucede y encima pasa en un lugar en el que se supone deberíamos estar seguros, no me deja de molestarme.

Pueden enviarme sus comentarios a: [email protected]