Columnas

Entre el temor al Covid-19 y el derecho a votar, puede que el ciudadano decline ese democrático derecho.

Como Veo Doy

El INE está a tiempo, muy apretado por cierto, para que organice un sistema de blindaje contra el Covid19 y, más aún, para vencer el miedo a realizar una votación presencial. La campaña del INE, reforzada por los comerciales de los partidos políticos denostando a Morena y ensalzando lo propio, está a todo volumen en las calles y en la tele. 

Prácticamente estamos a cuatro meses y una semana para arribar al 6 de junio de este año y salgamos los ciudadanos en estampida a cumplir con el honroso derecho de votar por los líderes que nos parezca que mejor se van a clavar nuestros impuestos. ¿Qué dije? No, perdón, al revés: ¡qué mejor van a administrar nuestros impuestos y que se van a clavar con nosotros a resolver nuestros problemas! Mejor así, ¿no?

El INE y los partidos están calentando las elecciones del 6 de junio, magnificando su importancia a través de destacar que se trata de las elecciones más grandes en la historia del país. 

Qué importa si son grandes o pequeñas, lo que está en juego y que es verdaderamente importante, es la integración de la Cámara de Diputados federal. 

Lo importante será saber si el voto mayoritario ciudadano refrenda el dominio de Morena o lo restringe votando por diputados de otros partidos. Si ocurre lo primero puede ser que el Plan de la 4T se vaya a fondo; si se da lo segundo, habrá restricciones y fuertes conflictos. Veremos.

Entre tanto, el tiempo pasa y el INE invita a los ciudadanos a votar asegurando que vayamos confiados a las urnas porque nos va a cuidar, pero no dice cómo y me parece que este aspecto es todavía más importante que el anterior. 

Deberían desde ya estar informando qué medidas van a tomar para cumplir con ese cuidado. Como no lo hacen se da por sentado que serán las que todos sabemos: distancia de dos metros entre elector y elector, tapabocas, gel para las manos y toma de la temperatura corporal. 

¿Y si no? y si no se respeta la sana distancia, y si no llegó el gel ni el termómetro electrónico, y si se arma una bronca entre hueros y morenos, y si resulta una trifulca inducida por provocadores prepagados (ya casi todo es de prepago), ¿y si de todo esto los contagios por covid se multiplican? Quién será culpable, ¿el pueblo desordenado e irresponsable? Yo creo que el INE ¿y usted?

Propongo algo que ya debe estar en los pensamientos de mucha gente y de más de uno entre funcionarios y políticos que toman decisiones en este país: aplicar un sistema de votación electrónica, confiable, verificable y sencillo, usando para ello el teléfono celular y la credencial del INE. 

Ambos elementos, celular y credencial, casi todos los tienen. Que no hay nada igual en el mundo, vamos, pues que gran oportunidad para ser pioneros en algo que será de gran beneficio para la humanidad. Así nadie sale de casita, no pasa calor o frío ni se desmaya de hambre ni se contagia de Covid19. Así, si voto, apreciado Lector, ¿y usted?

Rendijas

Destruir bienes públicos por personas que realizan una protesta, es como escupir al cielo, porque esos bienes serán reparados con dinero público. Unos rompen y todos pagamos. Qué les pasa.

En 2020 la economía mexicana decreció un 8.5%. Este año, el Banco Mundial estima que crecerá casi un 4%. Ojalá.

Canadá suspende vuelos a México. Nuestro gobierno hace votos, o sea, reza, para que regresen pronto. ¿Servirán las estampitas?

[email protected]