Opinión

Respuesta a un periodista de parte de un pueblo agraviado…

El pueblo que lucha para mejorar un país; los que no pierden la memoria, los combaten la corrupción y la impunidad, desde sus trincheras.
El presidente se reunió este fin de semana con representantes del Pueblo Wikarika en Nayarit
Compartir en
abril 27, 2021 a las 12:41 CDT

El pueblo pisoteado y despojado

Nosotros somos el pueblo, el pueblo al que jamás ningún gobierno entendió, ni atendió, sino que de todo despojó. Mientras esos funcionarios se enriquecían sin límites, millones de mexicanos estaban viviendo en la pobreza extrema aumentando cada año la cifra; ¡qué importa que fuesen niños o ancianos! Están jodidos por comodinos, por flojos. Cuando sean elecciones, a ésos les damos una despensa, un tinaco, o cualquier cosa y nos dan su voto. Mientras sean más, mejor para nosotros…

Nosotros somos el pueblo pisoteado y despojado. Somos testigos de los lujos extravagantes que se daban, de los exhorbitantes salarios y aguinaldos que se otorgaban; somos testigos de los abrazos que se daban allá en las Cámaras… mientras afuera, muchos eran asesinados mientras hacían un recorrido de horas para poder llegar a sus trabajos.

Nosotros somos el pueblo al que otros gobiernos endeudaron con miles de millones que jamás supimos a dónde fueron a parar. Vivimos en un país que ha sido saqueado de manera cínica y vil…

Nosotros hemos sido traicionados por un Congreso que obediente al presidente en turno, y no al pueblo votó a favor de sus iniciativas, para despojarnos de bienes de la Nación a cambio de mucho dinero.

Somos los que vimos cómo para los anteriores gobernantes, la Constitución y las leyes fueron letra muerta; pero sí con esmero promovieron leyes para favorecer su impunidad y ser intocables. Modificaron el Código Penal y la corrupción ya no era “delito grave”; para poder saquear a sus anchas…

Somos el pueblo víctimas de la corrupción, la injusticia, e inseguridad. Se nos arrebató, por su desinterés, la paz, el derecho a tener una casa, el de trabajar aquellas ocho horas para ganar un salario digno y poder de la vida disfrutar. No, todos los beneficios, todas las prestaciones eran para esos funcionarios que no tenían límites; les pagábamos hasta la luz de sus diversas casas o mansiones, el mantenimiento de sus lujosos carros, y cientos de guaruras para que ellos y sus familias no fueran víctimas de ningún agravio.

Somos los que tenemos conciencia y memoria y que detestamos a los que crearon una falsa narrativa de lo que es nuestra historia y socavaron las bases de la educación de nuestra juventud.

Somos testigos de cómo saquearon el sistema de salud y desviaron fondos para enriquecerse y para sus partidos políticos.

Somos los que estamos hartos de los abusos de los periodistas e intelectuales que callan y callaron durante sexenios para proteger a los poderosos a cambio de una buena suma de dinero.

Somos las víctimas de supuestas guerras contra el narco; somos testigos de madres que incansables buscan a sus hijos o hijas que probablemente están enterrados en alguna de las miles de fosas clandestinas… los feminicidios incrementaron, gracias a la impunidad y el desinterés. La violencia, las desapariciones, los homicidios se volvieron pan de todos los días para el mexicano común, mientras esos funcionarios, ex presidentes protegidos hasta los dientes, ellos, familiares y amigos.

Somos los mexicanos que cada día nuestro salario mermaba mientras ellos, funcionarios corruptos sus bolsillos llenaban… enriqueciéndose sin límites. Dueños de mansiones en diferentes partes del mundo, de yates y hasta de plataformas petroleras; con cuentas en paraísos fiscales…

Somos nosotros los hombres y mujeres honestos que luchamos día con día para que éste sea un país justo, seguro, humano…

Somos la gran mayoría que decidimos darle nuestro apoyo a Andrés Manuel López Obrador, uno de los pocos políticos íntegros que intenta recuperar lo que nos robaron y no hablamos sólo de dinero. Nos arrebataron la seguridad, el derecho a vivir plenos, sin miedo. Nos forzaron a vivir para trabajar, solo para ganar apenas lo necesario para sobrevivir.

Sí, somos muchos millones los que apoyamos esta Cuarta Transformación; y a un presidente que trabaja sin descanso para buscar el bienestar de aquellos que han sido despojados de todo, para los que han sido olvidados y violentados…

Sí, somos muchos los que luchamos y queremos un mejor país, somos muchos los que tenemos memoria, los que queremos deshacernos de la corrupción y de la impunidad.

Somos el pueblo que merece vivir con seguridad y con dignidad…