México, 11 Ene. (Notimex).- Ante la polémica generada por la

aprobación del matrimonio entre homosexuales y su derecho de adopción

en el Distrito Federal, el presidente nacional del PRD, Jesús Ortega,

aseguró que no se pretende confrontación con la Iglesia y por tanto,

no se interpondrá demanda alguna.

Sin embargo, expuso que "las leyes que establece la Constitución

son las que deben respetarse. Nada hay por sobre la Constitución".

El dirigente del Partido de la Revolución Democrática expresó el

respeto de ese organismo político por las opiniones de las diferentes

iglesias, pero afirmó que éstas también deben de respetar lo que

establece la ley.

Entrevistado al término de la conferencia de prensa convocada

por el Diálogo para la Reconstrucción de México (DIA), Ortega

Martínez rechazó la postura de la Iglesia, respecto a que el

ciudadano mexicano debe respetar su visión moral por sobre las leyes.

"Esa es una contradicción falsa, no existe; así que se respeta

la Constitución porque es la norma que rige la convivencia en

México", acotó.

En ese contexto, el dirigente del partido del sol azteca pidió a

la Secretaría de Gobernación y a todos los partidos políticos, en

particular, al Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional

(PAN), que se manifiesten al respecto.

"La opinión pública debería conocer si por sobre la Carta Magna

pesan los criterios religiosos. A mi juicio no. La Constitución es la

ley suprema en el Estado laico mexicano, en el que se respetan las

opiniones de todas las creencias religiosas", puntualizó.

Según el líder perredista, la mejor forma para garantizar una

convivencia civilizada en México es el estado laico; no obstante,

admitió que es importante que los ministros de culto tengan libertad

de expresión.

"Yo no voy a restringir las libertades de nadie, pero hay

límites que establece la Constitución y deben de respetarse",

insistió.

Detalló que el PRD no tiene intención de demandar a la Iglesia.

"Llamo a la prudencia a todos los ministros religiosos; a recordar la

historia de México y a no mezclar los asuntos de la religión con los

públicos".

"No es asunto de formalidad, sino de obligada sensatez, para que

el país ataque los verdaderos problemas y se evite un conflicto que

en el Siglo XXI no tiene razón de ser", aseveró Ortega Martínez.

En conferencia de prensa por separado, el presidente del PRD en

el Distrito Federal, Manuel Oropeza Morales, afirmó que la Iglesia

Católica se asume en pleno desacato al violar flagrantemente la

Constitución.

Por ello, llamó al gobierno federal, a través de la Secretaría

de Gobernación, a poner un alto al clero, en particular al Cardenal

Norberto Rivera, por sus más recientes declaraciones.

No obstante, el dirigente del sol azteca capitalino expresó la

disposición de su partido a discutir con la Iglesia de manera seria e

informada sobre el tema, pero no a debatir sobre dogmas de fe.

Aclaró que la discusión no es con el Estado Vaticano, sino con

el clero mexicano.

En tal sentido, llamó al PAN y al PRI a "dejar de apoyar la

ilegalidad, los prejuicios y la irracionalidad", e hizo un llamado a

las voces liberales y progresistas a alzar su voz para defender la

laicidad en México.

A su vez, el secretario general del PRD-DF, Jesús Valencia

Guzmán, señaló que ese instituto político ha buscado a los

representantes de la Iglesia para conversar sobre el tema.

"Se buscó al arzobispo, pero no se ha obtenido respuesta; a la

jerarquía católica no le interesa reunirse con nosotros", concluyó.