5 de diciembre de 2021 | 00:02

“La consulta es una verdadera jalada”...Tiene razón Fox

La justicia no se consulta, se aplica.
Vicente Fox
Compartir en

“Ya ‘chole’, ya aburres con tu cantaleta López.

La consulta es una verdadera ‘jalada’ (500 millones de pesos a la basura). Además, en ningún lado habla de expresidentes o Neoliberales, esa es una más de tus ‘jaladas’. Tu eres el que va a ir a juicio por tus más de 400,000 muertos”, escribió el ex presidente Vicente Fox Quesada en su cuenta de Twitter el pasado jueves.

Más allá de lo chabacano que siempre ha caracterizado el léxico de Vicente Fox, habrá que subrayar lo mucho de verdad que hay en ese pequeño texto si se logra interpretar lo que el ex mandatario intentó expresar.

“Ya ‘chole’, ya aburres con tu cantaleta López”. El expresidente de las botas y gran bigote, seguramente quiso decir que la intención de encarcelar a los expresidentes ha sido por mucho tiempo un recurso de Andrés Manuel para ganar simpatías y que en campaña logró ‘vender’ bien en cada mitin, en cada escenario y en cada calle que pisó. La Consulta popular para este fin, es una herramienta que López ha reiterado al sentarse en la silla presidencial (diciembre de 2018) para “echar la bolita” al pueblo y sea este el que se manifieste a través de esta figura popular, quizá por ese motivo, Vicente Fox dice “Ya chole”.

“La consulta es una verdadera ‘jalada’ (500 millones de pesos a la basura)”. Fox quiso decir tal vez que es un capricho muy caro este de López Obrador:

“La organización, desarrollo, cómputo y declaración de resultados de la Consulta Popular del próximo 1 de agosto costará, aproximadamente, 528 millones de pesos, informaron Carla Humphrey Jordan y Uuc-kib Espadas Ancona, consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE).

Se instalarán entre 50,000 y 59,000 mesas receptoras de la consulta popular para la admisión de la opinión de la ciudadanía, explicó la consejera electoral.(El Economista 20/06/21).

Cuando Vicente Fox habla de “dinero tirado a la basura”, se refiere a que mientras el Gobierno de México ha defendido que se mantiene el propósito de la consulta popular, la primera que se realizará a nivel nacional, los ministros han dejado claro que “La Justicia no se consulta”, tal como lo aseveró el propio Arturo Zaldívar, presidente del Supremo Tribunal de Justicia de la Nación, en octubre pasado cuando se dio a conocer el veredicto sobre la consulta y subrayó:

“El pasado 1 de octubre la Suprema Corte resolvió, en forma unánime, que la justicia no se consulta. Aunque con distintos enfoques y por distintos caminos, las ministras y ministros coincidimos en que, conforme a nuestro orden constitucional, la investigación, persecución y sanción de los delitos no puede estar sujeta a los resultados de una consulta popular; se trata de funciones que se ejercen mediante facultades obligatorias o regladas, que no dependen de la opinión de las mayorías.

A la vez construimos una visión robusta de la consulta popular, como mecanismo diseñado para pacificar nuestras diferencias por la vía institucional, capaz de incluir a todas las voces en la conversación pública, especialmente a aquellas que no han sido escuchadas por décadas.

Cumplimos con nuestra obligación constitucional de dar pleno sentido a la consulta popular —como derecho humano que es— y avanzar hacia una democracia participativa, que convoque a todas las personas a reflexionar y debatir sobre los grandes temas nacionales y les permita expresarse a través de un cauce pacífico, sin intermediarios. Al decidir si la materia de una consulta es constitucional, la Corte no ejerce una función jurisdiccional. No resuelve un litigio, ni su papel es dar la razón a alguna de las partes. Su función se limita a impedir la realización de consultas que versen sobre alguna de las materias prohibidas por la Constitución, pero velando por no frustrar el derecho de participación ciudadana. En otras palabras, el rol de la Corte es desplegar una función político-constitucional, encaminada a garantizar el acceso de todas las personas a la decisión pública”. (Milenio 13/10/20).

“Además, en ningún lado habla de expresidentes o Neoliberales”. En este apartado, Vicente Fox , -uno de los cinco exmandatarios que solo en el discurso lopezobradorista estaría siendo votado en la consulta para saber si la gente quiere que se le lleve a prisión- se refiere a la ambigüedad de la pregunta que se hará en la consulta, en la que no aparece el nombre de ninguno de los cinco expresidentes que se pretende enjuiciar.

Habrá que recordar que el Gobierno mexicano publicó el pasado jueves 17 de junio en el Diario Oficial de la Federación (DOF) la ley para realizar la consulta pública sobre el juicio a los expresidentes del “periodo neoliberal” que propuso el actual mandatario, Andrés Manuel López Obrador. Aunque la pregunta original mencionaba por nombre a los expresidentes y pedía indagar la “presunta comisión de delitos”, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) cambió la pegunta en una polarizada votación en octubre pasado.

“¿Estás de acuerdo en que se lleven a cabo acciones con apego al marco legal para esclarecer las decisiones políticas tomadas en el pasado por los actores políticos y garantizar la justicia y derechos de las posibles víctimas?”, es la pregunta que avaló la Suprema Corte.

En días pasados, López expuso las razones por las que a su juicio, sus antecesores deberían ser sujetos de un procedimiento penal.

Andrés Manuel consideró que el expresidente Carlos Salinas de Gortari debería ser juzgado por “entregar los bienes de la nación a particulares”, es el periodo considerado como la privatización de empresas del Estado.

Al exmandatario, Ernesto Zedillo Ponce de León, dijo, por convertir “la deuda privada de unos cuantos en deuda pública”, episodio conocido como el Fobaproa.

Mientras, al expresidente de la alternancia Vicente Fox Quesada por “traición a la patria”, ya que el panista confesó que “cargó los dados para imponer a Felipe Calderón, es un atentado a la democracia”, indicó AMLO.

Luego, dijo que el expresidente Felipe Calderón Hinojosa debería ser enjuiciado porque desató la guerra contra la delincuencia “sin atender las causas” y se llevaron a cabo masacres.

“Había instrucciones de rematar a heridos y ahí están los datos de niveles de letalidad, dos años de enfrentamientos y había más muertos que heridos o detenidos, agréguenle que el secretario de Seguridad (Genaro García Luna), está preso en Estados Unidos”, recordó el tabasqueño.

Del expresidente Enrique Peña Nieto, dijo que sería juzgado por “los actos evidentes de corrupción, ahí está de testigo protegido el que estaba de director de Pemex (Emilio Lozoya), declarando que por órdenes superiores se entregaba dinero a legisladores para aprobar reformas como la energética”, señaló el presidente López Obrador.(Proceso 22/06/21).

“Tu eres el que va a ir a juicio por tus más de 400,000 muertos”, sentenció el expresidente guanajuatense, sin que hubiese aclarado si se refería al número de víctimas fatales de la pandemia por COVID-19 o a los muertos a causa de la delincuencia, criminalidad e inseguridad que priva en el país.

Por último, habrá que destacar que de acuerdo con la Constitución para que los resultados de la consulta ciudadana sean vinculantes se requiere de la participación del 40% de los ciudadanos inscritos en la Lista Nominal de electores, es decir, algo así como 37 millones de personas tendrían que participar para que se cumpla con el 40% establecido en la Constitución, lo que con toda Seguridad no se alcanzará, de manera que una vez que concluya este ejercicio no habrá servido de nada, salvo para que López Obrador continúe elaborando discursos para La Mañanera.

“La consulta es una verdadera ‘jalada’”, asegura Vicente Fox. Si tomamos en cuenta que de acuerdo al lenguaje coloquial mexicano ‘jalada’ se refiere a un “dicho o hecho exagerado o mentiroso”, tendríamos que admitir que también hay cierta verdad en esta aseveración, dado que la pregunta que vendrá en la boleta no pregunta lo que el presidente dice que pregunta; algo así como el avión que se vende pero no se vende y que se rifa pero no se entrega a los ganadores. Y al final del día, el ejercicio no será vinculante. Una ‘jalada’, diría Vicente Fox.

Es necesario que se indague y en caso de existir deslinde procedente de responsabilidades por acción u omisión en el ejercicio de poder de los expresidentes durante su cargo, por ley, deban ser sometidos a proceso. La justicia no se consulta, se aplica.

Opinión.salcosga@hotmail.com

@salvadorcosio1