23 de octubre de 2021 | 03:37
Opinión

Francia y la vacunación obligatoria

Que elegancia la de Francia- Dicho popular
Emmanuel Macron. Invitación a AMLO.
Compartir en

Francia es un país muy liberal donde se siente ese ambiente de libertad en las calles. Pudiera ser el país que más personas con matrimonios interraciales he visto. También tiene una gama mayor de aceptación de cuestiones Pro Vida, derechos de las comunidades LGTBI+ (perdón si se me pasa una sigla que cada vez son más). Cualquier empleado quisiera trabajar en Francia porque también tienen una gran cantidad de derechos y apoyos, se dice que es casi imposible ser despedido injustamente, se trabaja en horario laboral. Los del lema “Liberté,égalité,fraternité” se han convencido que para que terminen todas las restricciones de la pandemia, se tienen que vacuna si o si.

La medida de hacer algo de manera obligatoria en el mundo siempre ha sido algo que causa controversia. El tema de las vacunas no se queda atrás. En países donde se tiene acceso sin problema a las vacunas han surgido grupos y comunidades que no se han querido vacunar. En Estados Unidos ya llegaron a esta instancia lo mismo esta pasando en otros países desarrollados, entre ellos Francia.

El 12 de Julio, Emmanuel Marcron, presidente de Francia presentó una serie de medidas y restricciones para hacer frente al avance de los casos de COVID-19 en su país. Esté plan establece que todo el personal sanitario tendrá que estar vacunado antes del 15 de septiembre. Si no están vacunados para esa fecha no podrán acudir a trabajar y no podrán cobrar su salario.

A esto súmele que , a partir del 21 de julio , se tendrá que usar un pasaporte sanitario para entrar a teatros, cines y espacios culturales que reúnan a más de 50 personas. Cuando llegue el mes de agosto , el pasaporte sanitario también se pedirá para entrar a bares, restaurantes, centros comerciales y transporte público.

Macron habló fuerte y dijo que tomo la decisión de imponer restricciones a las personas que no se han vacunado que a toda la ciudadanía.  Tan bien funciono el llamado que después del anuncio de Macron se tuvo una de las jornadas de vacunación más grandes del país con mas de 700 mil vacunados y mas de 1 millón de personas buscando cita para vacunarse.

Igual que Francia están otros países europeos,  Grecia e Italia ya obligan a todo el personal médico a estar vacunado, Rusia pide a las personas que atienden en restaurantes y bares a tener una prueba de ser negativos a COVID-19 y también pedirán que las personas que laboren en este tipo de trabajos de atención al público estén vacunadas. Y no solo es en Europa, también en lugares como Australia , se está pidiendo estar vacunado para hacer ciertas actividades.

Para tener libertad, igualdad y sobre todo fraternidad, en Francia ya se están tomando medidas de obligatoriedad de vacunas y seguramente saldrán grupos que estén en contra de eso, pero difícilmente podrán justificarse contra el aumento de contagios y hospitalizaciones cuando ya hay una solución para poder volver a la vida normal que es la vacuna contra el COVID-19.

Imagino que habrá sido una decisión difícil hacerlo obligatorio pero si la gente no coopera, seguramente será el camino que tomaran muchos países en el mundo.

¿Usted cree que en la tierra de “abrazos, no balazos” se podrá hacer obligatoria la vacunación? ¿Cree que se pedirán controles de vacunación para hacer actividades donde haya concentraciones de mas de 50 personas?¿Será necesario tener vacunas para volver a la escuela, los trabajos, las oficinas? ¿Hasta donde la libertad de vacunarse o no afecta la libertad de los que se han vacunado para hacer actividades como antes de la pandemia sin el temor de ser contagiados o contagiar a alguien más?

Hay muchas preguntas y seguramente en muchos países no llegaremos a las restricciones que están poniendo en Europa, lo malo será cuando las restricciones para viajar a esos lugares se nos apliquen por nacionalidad. Esperemos que en México no se tenga que llegar a la obligatoriedad de la vacuna, pero al parecer es el camino que están tomando muchísimas naciones entre ellas las de primer mundo.