Después de que el magistrado Edén Winter informara su decisión de que una granja porcícola reanudara sus operaciones en Sitilpech, una comisaría del municipio de Izamal en Yucatán, mientras continúa el proceso legal; presuntas organizaciones sociales llamaron a desafiar el Estado de derecho.

Jesús Ariel Uc Ortega y Mario Jesús Pech Moo son los presuntos líderes que a través de discursos subversivos al Estado de derecho, desafían la procuración de justicia y difaman a las autoridades a través de Facebook y en las puertas del edificio judicial; en una de sus muchas protestas donde también llaman a la ruptura del orden legal e incitan al odio y las revueltas.

Integrantes del dúo colectivo Kanan-Esperanza amenazaron que seguirán en la lucha y el grupo inconforme de Sitilpech, buscarán que otras comunidades que supuestamente enfrentan el mismo problema se sumen a la rebelión contra la ley y las empresas que dan empleo y de donde dependen cientos de familias en todo Izamal.

Advirtieron que, en caso de que las autoridades competentes y gubernamentales ignoren sus demandas tomarán acciones más drásticas, como impedir el paso de los camiones con cerdos de la granja y cerrar permanentemente puntos clave de las carreteras. Estas acciones dejan claro que un grupo minoritario que no tiene el apoyo de las comunidades incita a la fractura del Estado de Derecho en Yucatán, gobernado por el panista Mauricio Vila.

De acuerdo con el World Justice Poject, Yucatán se posiciona entre los primeros lugares a nivel nacional en el Índice de Estado de derecho en México (IEDMX), al obtener una puntuación de 0.47, superior a la media nacional que es de 0.41.