24 de octubre de 2021 | 08:05
Opinión

El sueño mexicano

¿Cuál es el sueño mexicano? ¿Existe un sueño mexicano? ¿Existió alguna vez un sueño mexicano?.
Bandera de México
Compartir en

“¿A qué le tiras cuando sueñas mexicano?”

Así inicia la canción de Chava Flores. Desde el ingenio popular este gran compositor puso y sigue poniendo el dedo en la llaga: ¿Cuál es el sueño mexicano? ¿Existe un sueño mexicano? ¿Existió alguna vez un sueño mexicano? Todos soñamos: algunos querrán viajar, poner su negocio, ser presidentes de la República o senadores; otros más “youtubers”, modelos, cantantes de rap, capos del narco o fotógrafos de Play Boy, como dice la canción de Joaquín Sabina. De lo que hablo es de un sueño colectivo, de una meta en el imaginario social. ¿Qué a caso no existe un sueño o un modo de vida americano, que es defendido a costa de todo y el cual tratan de cumplir en nuestro vecino del Norte?

Cuando preguntó estas tres cosas a sociólogos amigos hiperventilan, comienzan a hablar más rápido y puedo decir que hasta se emocionan. Desmenuzan teorías de hegemonía, a citar autores famosos, a hablar de conceptos como construcción social, identidades colectivas, a citar estadísticas, encuestas y estudios propios. Es un tema complejo. Me resisto a pensar que las mexicanas y mexicanos se limitan a desear casa propia, hijos en la universidad y pensión para el retiro. ¿La Revolución mexicana nos dio un sueño o sólo fue una ilusión? ¿Qué sueño se rompió con la matanza del 2 de octubre de 1968? ¿Hay un sueño en el neoliberalismo o uno en la Cuarta Transformación?

Hoy se habla y escribe mucho de la CDMX y de sus clases medias por su comportamiento electoral en las pasadas elecciones.

Por desgracia el debate está limitado a lo electoral, diría al “botín” electoral. Parecería que sólo hay dos caras de la moneda. Del un lado, los que dicen que las clases medias castigaron a Morena, a la Jefa de Gobierno y al Presidente. Del otro, que la población está mal informada o que fue influenciada por campañas negras. Con tan sesudos análisis es imposible saber lo que realmente pasa en la Ciudad o mejor dicho en las distintas ciudades que conviven entre el frenesí y el caos.

¿Cuáles serán los anhelos, aspiraciones y sueños de un joven de las barrancas de Iztapalapa? ¿Qué tan distantes están de un estudiante del Tecnológico de Monterrey o del ITAM? ¿Cuáles son los sueños del obrero, del comerciante ambulante de Centro Histórico, del emprendedor de la Condesa o de la Roma, del jefe de departamento, de la trabajadora domestica y de la madre soltera? Si nos vamos a las ciudades fronterizas, del Bajío o del centro del país el panorama se vuelve más complejo.

Mientras la clase política siga preocupándose más por las preferencias electorales de la sociedad y menos por sus sueños seguirá fallando, alejándose de la sociedad y poniendo en práctica políticas públicas erróneas. Pregúntenle a la gente, recorran las calles de manera cotidiana y no sólo en campañas electorales. Nadie tiene el monopolio de la verdad, los políticos deben consultar a los expertos en temas sociales y no sólo a los publicistas exitosos en la venta de productos chatarra.

Eso opino yo, pero ¿cuál es su sueño…?