22 de octubre de 2021 | 03:05
Opinión

COP 26 ¿Y el planeta?

Hay que destacar que la primera acción de Biden al inicio de su mandato en enero de este año, fue regresar a Estados Unidos a la COP de París.
Medio Ambiente
Compartir en

Sin dramatismos ni exageraciones, hoy en día, el mayor desafío que enfrenta la humanidad para su sobrevivencia es sin duda, el calentamiento global que es la causa del cambio climático.

El aumento de la temperatura del planeta es provocado por las emisiones a la atmósfera de gases de efecto invernadero derivados de la actividad del ser humano, lo que ha provocado variaciones en el clima que de manera natural no se producirían.

Entre las principales causas del calentamiento global, están en primer lugar, la emisión del dióxido de carbono que se produce de la quema de combustibles fósiles como el petróleo o el carbón. El uso masivo de vehículos y la gasolina.

Otro elemento es la deforestación, utilización de fertilizantes y la descomposición de desechos sólidos.

Esto nos pone en la antesala de una catástrofe para el ecosistema global, con la desaparición de muchas especies de plantas y animales y la desaparición total de los arrecifes de coral. Así lo llevan advirtiendo desde hace años los científicos del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC).

La temperatura global de la Tierra cada vez es más alta.

Desde finales del siglo XIX, la temperatura media ha aumentado 1,2 grados centígrados. Lo más peligroso de este hecho es que los últimos siete años han sido los más cálidos desde que se tiene registro, lo que evidencia una tendencia al alza que no dejará de crecer.

Según datos de la NASA, en 1880 la temperatura media del planeta era de -0,16°C y en 2016 y 2020, por primera vez, se superó a más de 1°C.organizaciones que sitúan la temperatura de 2020 hasta los 1,2 °C, lo que supone una situación aún más grave.

2014 fue el año más caluroso y 14 de los 15 años más calurosos se han registrado en el siglo XXI. El nivel del mar sigue subiendo, el hielo del mar del Ártico se está derritiendo y se están produciendo más fenómenos meteorológicos severos, incluyendo sequías e inundaciones prolongadas, entre otros.

La voces de alerta

Importantes personajes han venido advirtiendo la gravedad de esto e impulsando acciones para buscar detener el calentamiento global, como es el caso de Al Gore, vicepresidente de Estados Unidos en la administración de Bill Clinton.

En 2007, durante su participación en el primer encuentro sobre “Energía, Municipio y Calentamiento Global”, el expresidente estadounidense, advirtió que de no hacer algo sobre este tema pronto podrían venir inundaciones, sequías, especies extinguidas ymovimientos de población, es decir, flujos migratorios sin precedentes.

Creamos o no, ya son más frecuentes y palpables los efectos como las tremendas nevadas en Texas de febrero pasado, las inundaciones dramáticas en el estado de Tabasco, el aumento de temperatura en diversas regiones del mundo, los tsunamis, pérdidas de especies de flora y fauna, los flujos migratorios en Asia, África o centro América.

En ese foro, Gore fue muy directo: “Tenemos las armas para luchar, lo que nos falta es compromiso. Es un desafío generacional. Podemos ser recordados como la generación autodestructiva y egoísta que no fue capaz de actuar o como la que demostró que es capaz de hacer lo que hay que hacer”.

En el año de 2015 con el fin de impulsar medidas relacionadas con el cambio climático e incrementar la voluntad y las acciones políticas para llegar a un acuerdo universal significativo sobre el clima, el entonces Secretario General de ONU Ban Ki-moon, presidió la Cumbre sobre el Clima en la que participaron más de 100 dirigentes mundiales, junto con empresarios y sociedad civil, evento que dio lugar a la Conferencia de París sobre el Clima.

Es importante señalar con gran orgullo que una mexicana, Patricia Espinosa, es la secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, el acuerdo internacional fundacional de 1994 sobre la acción climática que se convirtió en el Acuerdo de París.

De cara a la COP26 a celebrarse el próximo mes de noviembre en Glasgow, Reino Unido, Patricia Espinosa, ha hecho énfasis en que:

“Es hora de concluir las negociaciones pendientes y aplicar el Acuerdo de París”, ya que advirtió que “la evaluación de la OMM es una clara advertencia de que el reloj se está agotando para que el mundo logre los objetivos del Acuerdo de París. Nos encontramos en un momento único y sin precedentes y no podemos permitirnos perder esta oportunidad”.

La realización de la COP 26 está precedida por la iniciativa del presidente Joe Biden quien convocó a la cumbre Internacional del Día de la Tierra, donde se comprometió a disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 50 y un 52 por ciento en 2030. Hay que destacar que la primera acción de Biden al inicio de su mandato en enero de este año, fue regresar a Estados Unidos a la COP de París dando marcha atrás a la decisión de su antecesor, Donald Trump.

Una de las mayores apuestas para detener el calentamiento global, está en el desarrollo y utilización de fuentes de energías renovables, en generar la movilidad eléctrica y reducir sustancialmente el uso de combustibles fósiles como la gasolina y el combustóleo.

Cabe señalar que México por sus condiciones geográficas y medioambientales tiene la gran oportunidad, a través del uso intensivo de los renovables, de convertirse en una potencia energética.