El colapso de Acción Nacional es inminente. Todos se quejan de las malas decisiones de su dirigente desde que inició su gestión. Ha sido cuestionado no sólo por los malos resultados, sino por la dirección que parece no tener salida para recomponer, al menos un poco, la falta de credibilidad.

Marko Cortés parece que tiene los días contados como dirigente nacional. Fue un error verse obligado a ratificar el enorme poder de convocatoria que posee Morena en un audio que se filtró en la prensa; eso facilitó el intercambio de señalamientos y críticas por una blandengue actuación.

Es muy probable que eso sea una de las razones por las cuales surgen las versiones anticipadas de que muy pronto saldrá o, más bien, pedirán su renuncia antes de que esto empeore; de la misma manera, se vuelve inminente su salida el próximo año cuando Morena arrebate más territorios que, incluso, han sido reconocidos por el propio presidente del CEN del PAN.

Los grupos al interior del PAN están aprovechando esa vulnerabilidad que ha mostrado el michoacano al frente del blanquiazul; éste no ha dado el ancho como dirigente y, lo peor de todo, es que él mismo es su propio verdugo. A estas alturas se ha desnudado una serie de acciones que, en este instante, suenan como hechos desesperados en su afán por mantenerse en la toma de decisiones.

Ha trascendido que, entre sus principales detractores, está el interés de ofrecer prebendas y posiciones para calmar el torrente que se le vino. Hay relevos o, más bien, prospectos que justo en estos instantes han demostrado más vergüenza política por las malas actuaciones; sobre todo, los grupos de inversionistas que han sostenido encuentros con la coalición Va por México que temen, de acuerdo con los resultados, una caída más estrepitosa porque muchos no le ven ni pies ni cabeza para sostener una sólida oposición que compita.

Están derrotados. El único anhelo que los inspira es, hasta este momento, esperar un error o desacierto del gobierno cosa que se ve dificilísima por los niveles de aprobación. Algo similar pasa en los estados: la oposición se organiza, pero es muy mínimo el número de seguidores que se movilizan de acuerdo a los estudios de opinión. Aparentemente, eso será otro detonante que, de una vez por todas, acelere la salida de Marko Cortés del partido.

Esta semana sufrió dos bajas importantes del Senado de la República con algunas renuncias. Asimismo, liderazgos de varios estados han mandado mensajes de forma contundente donde recriminan la inoperancia de Cortés. Eso incrementa, sin lugar a dudas, la lógica del desafortunado desenlace de un dirigente que, de un momento a otro, saldrá por la puerta de atrás de un panismo que da señales de fragilidad en la medida que la gestión avanza.

Su retiro es inminente. Si no es este año, lo más probable es que después de las elecciones reciba un duro golpe de las estructuras para empujar su salida. Muchos han fijado su postura y coinciden que, el PAN no es ni la sombra de oposición que fue en algún momento.

Y por supuesto que, el arquitecto de esa debacle, tiene nombre y apellido: Marko Cortés que con muy poca credencial se ha mantenido, aunque, es un hecho que cada día pierde fuerza y jerarquía como liderazgo del PAN. Su reemplazo es cuestión de tiempo.

Notas finales

De la mano del senador Ricardo Monreal el boxeador y cuatro veces campeón mundial en distintos pesos, Saúl “el Canelo” Álvarez, recibió un reconocimiento por su trayectoria deportiva en el pleno de la cámara alta donde, por unanimidad, votaron a favor para galardonar su éxito. Fue un momento emotivo; a todos nos llenó de orgullo la larga carrera profesional de uno de los peleadores más eficientes en el ring; por esa razón, nadie dudó en la postura generalizada de su amplio recorrido.

Aunque, quizá, el momento más emotivo fue cuando el coordinador de los senadores de Morena se colocó los guantes a lado de “Canelo” Álvarez en señal de competencia dado el panorama que se avecina en el 2024 y, donde la lucha, será cara a cara en un ring que es el escenario interno de Morena. Por lo tanto, se consagrará como campeón aquel que muestre agilidad, técnica, estrategia, y que dé un gancho contundente a sus oponentes en la pelea por el campeonato de la sucesión presidencial. Mientras eso pase, el zacatecano pone un pie en el cuadrilátero y se posiciona en la postura de un juego de manos para la disputa más importante de su carrera a fin de superar a sus contrincantes por nocaut. Sonó la campana.

Javier Lozano en Twitter: @JavierLozanoMor