22 de septiembre de 2021 | 04:14
Opinión

La OMT visita México y reconoce políticas turísticas de AMLO durante la pandemia

El Turismo no se puede trabajar con un solo color de partido, los destinos turísticos no entienden de preferencias partidistas.
Zurab Pololikashvili, titular de la Organización Mundial del Turismo.
Compartir en

El secretario de turismo del gobierno federal Miguel Torruco Marqués, vivió una semana de ensueño, fue visitado por el Secretario General de la Organización Mundial de Turismo, Zurab Pololikashvili. Es su primera visita oficial a México y el titular de turismo no desaprovechó ningún momento.

Lo llevó con el presidente López Obrador, incluso Pololikashvili le entregó un reconocimiento, según esto, por que “permitió el flujo de una importante cantidad de viajes en el país al mantener la no restricción de vuelos hacia México”, durante la pandemia.

Ya en el centro de la ciudad, Torruco aprovechó para llevarlo con la Jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, ahí se habló de innovación y el turismo de la megalópolis, dicen que el secretario se fue hasta la cocina y como Marcelo Ebrard estaba en París pues había que aprovechar al máximo la presencia del invitado de primer nivel.

Después de recorrer el Zócalo capitalino e incluso de hacerse una limpia con un chamán, el Secretario General de la OMT, se reunió con líderes y empresarios del sector, también se dio tiempo para reinaugurar el Hotel Ritz (fundado el 1930) y no dejó pasar la oportunidad de visitar el Museo Nacional de Antropología.

Quienes conocemos a Torruco sabemos que estaba como quinceañera, feliz, contento y vendiendo a México, ya le urgía una vista de primer nivel que le dedicara tiempo y que además no hubiera quien le hiciera sombra. Hay que recordar que en la cumbre de la WTTC, realizada en Cancún, por Gloria Guevara, Torruco no tuvo los reflectores, eso sí, recibió un excelente trato de los organizadores y del gobernador anfitrión Carlos Joaquín González, pero no tuvo el rol principal en gran parte de foro.

La vista no paró ahí, el titular de la OMT viajó a Yucatán y a Quintana Roo, recorrió pueblos mágicos y zonas arqueológicas, visitó Chichén Itzá, también disfrutó de la comida típica de la región, visitó el museo de Manzanero acompañado por la titular de Turismo estatal, Michelle Fridman.

El secretario de turismo de la 4T compartió escenarios con los mandatarios panistas de Yucatán Mauricio Vila y de Quintana Roo Carlos Joaquín González, lo que es una clara muestra de que en el turismo no se puede trabajar con un solo color de partido, los destinos turísticos no entienden de preferencias partidistas, de lo que entienden es de promoción y estrategias que les permitan recibir más turistas.

Después de esta visita será importante conocer todos y cada uno de los acuerdos y compromisos con la OMT, la industria sin chimeneas necesita apoyo y estrategias aterrizadas y reales.