21 de enero de 2022 | 01:56

A contracorriente el cierre del 2021 para México

La economía mexicana llegará al 6 por ciento de crecimiento del PIB (con soporte en las exportaciones).
Dinero
Compartir en

PROMETEO

Sin duda que cada semana se presentan escenarios de amplio debate ya sea en lo económico o político, algunos con fundamento técnico, otros con claro sentido de oportunismo y especulativos. Esto genera ese sentido de incertidumbre con relaciona temas clave para la economía mexicana en relación a la inflación, el tipo de cambio y el crecimiento económico.

La inflación interanual reportada en noviembre se situó en el 7.05 por ciento, lo que generó un alza en la tasa de referencia de Banxico a 5 por ciento, gas y alimentos son factores de incremento. Situación que es similar en Estados Unidos con una inflación del 6.2 por ciento y una tasa de referencia de 0.0 a 0.25 ciento, en EU la Fed tiene doble propuesto control de inflación y crecimiento económico, por lo que los datos de empleo son clave en ese país, que debería ser el mismo modelo para Banxico y no solo controlar la inflación.

El tipo de cambio ha tenido una semana difícil con un cierre de 21.90 pesos por dólar, su principal motivo es la ola global de temor a la nueva variante de Covid llamada Ómicron, surgida en el continente africano, lo cual frena las expectativas económicas de recuperación de la economía global, teniendo sus primeros efectos en Europa y con efectos colaterales a la moneda mexicana.

Ya los europeos, la India y EU han reforzado sus medidas de control fronterizo, pues lamentablemente los niveles de infección son altos en varios países, por lo que los mercados financieros están ante la incertidumbre de mayores impactos económicos y los dos años de pandemia que han tenido efectos muy directos sobre la inflación al alza y el tipo de cambio.

Esto ha generado el fortalecimiento del dólar, pero la economía de EU también tiene difícil su tema por la alta inflación y sus altibajos para su economía en pleno cierre del año. Esa percepción negativa ya se reflejó en el Black Friday Bursátil, donde las principales bolsas de valores en el mundo tuvieron malos resultados, pues los apoyos de bancos centrales ya no son suficientes para dar tranquilidad a los mercados.

Así que la presión sobre el tipo de cambio de la moneda mexicana corresponde más a factores externos que internos. En nuestro caso todas las exportaciones e importaciones no han sido consistentes, en especial el tema del sector manufacturero que se ha visto limitado por proveedurías en sus cadenas de valor que han limitado las exportaciones.

La economía mexicana depende de su comercio exterior, ya que el mercado interior no se ha involucrado al mismo nivel y salvo las exportaciones petroleras y la agroindustria, el mercado de consumo está contenido y aun con todo y Buen Fin, no es suficiente para mover la economía interna mexicana. El tema no tiene que ver con subsidios, sino con apoyos tangibles en el Estado de derecho que es un tema que al Poder Judicial tanto del fuero común (estados) como el federal, no ha sido certeza ni en materia penal, laboral y mucho menos civil y mercantil.

La reciente propuesta para una mujer al frente de Banxico (Victoria Rodríguez Ceja) generó división de opiniones, más por fobias políticas. Por un lado, o el argumento de que no es conocida y que los mercados no la vieron favorablemente o bien que será un títere del Ejecutivo, de lo cual no coincido. Sin duda es una mujer preparada y que seguramente una vez confirmada dará continuidad en enero de 2022 a la autonomía del Banxico y recuperará la confianza de que en México hay mujeres preparadas para el sector financiero de alto nivel.

Desde luego que los especuladores y contreras con dramatismo salieron con que el tipo de cambio se fue al alza por ese motivo, situación por demás exagerada. El tipo de cambio se movió como se reseñó párrafos anteriores principalmente por factores externos.

Si bien el presidente retiró la propuesta del ex titular de SHCP (Arturo Herrera), el tiempo que dejó pasar sin ratificar su nombramiento a Banxico, lo cual dio paso a rumores y señalamientos que solo el presidente y el propio Herrera, conocen y este último hasta ahora ha mostrado responsabilidad y no ha caído en la actitud por ultra radical de crítica del primer responsable de la SCHP (Urzúa).

Así que Herrera, sin duda elemento valioso para el sector público y privado en el sector financiero, es seguro que en su momento tendrá muy buenas propuestas, pues hizo un buen trabajo en los momentos complejos de los tres primeros años y que ahí queda que dió la cara y si no siempre hubo coincidencias, fue leal a la función que representaba y eso se agradece y se reconoce como profesional.

Sin duda que hace falta mejor comunicación y gente probada, con tablas como voceros oficiales para dialogar y dar confianza a los mercados. Hasta ahora el nuevo titular de la SHCP ha manejado un bajísimo perfil, por lo que el que cada mañana enciende las trincheras es el presidente.

Si bien lograr hacer buen contacto con su público, le gusta es su estilo y le funciona, y claro que entiende que gobierna para todos y se le debe apoyar por haber sido elegido democráticamente, es necesario que la comunicación con el sector financiero y empresarial mejore sustancialmente el nivel para sacar al país adelante.

La mañanera debe subir su nivel y no ser solo extensión de una oficialía de partes del Ministerio Público para quejas y señalamientos en su mayoría muy locales o de lucimiento a personas de medios que son desconocidos y restan credibilidad y la oportunidad de nivel de contenidos por los temas y los participantes del gobierno federal.

Si ya logró avances como el T-MEC y le fue bien en su reunión trilateral de los tres amigos, pues ya es hora de hacer la operación cicatriz con el sector privado y meterle presión y en serio al Poder Judicial o seguirá siendo ese elemento invisible que para la mayoría no registra, pero por su ineptitud y corrupción afectan el Estado de derecho por su falta de resultados en la relación de sentencia y la ejecución e las mismas en todas las materias, ese olimpo no da para más.

La comunicación y objetivos clave bien informados, son vitales para los mercados financieros, hay eventos que no están bajo el control de México, pero bien informados dan confianza. Insisto en que la economía mexicana llegará al 6 por ciento de crecimiento del PIB (con soporte en las exportaciones), que el tipo de cambio recuperara niveles de 20 pesos a 20.50 una vez que se ajuste y regrese la calma internacional, que la tasa de interés de referencia sigue siendo atractiva, que lo importante es la inversión extranjera directa productiva y no la especulativa.

Así que a contracorriente como el salmón, hay que saber moverse.

Mario Sandoval en Twitter: @MarioSanFisan