Nacional

Presidencia obligó a comprar pruebas rápidas inútiles durante epidemia de influenza AH1N1: López-Gatell

Hugo López-GatellMario Jasso / Cuartoscuro

El subsecretario de Salud afirma que la ausencia de corrupción marca un parteaguas entre el gobierno de AMLO y el de Felipe Calderón.

México.- El subsecretario de Prevención y Promoción a la Salud, Hugo López-Gatell, reveló que durante la epidemia de influenza AH1N1 en México, la presidencia obligó a la Secretaría de Salud a que comprara pruebas rápidas aunque no servían para la detección del virus.

En entrevista para La Jornada, el médico epidemiólogo que es el principal vocero del manejo de la epidemia de coronavirus en 2020, pero que en 2009 era el titular de la Dirección de Epidemiología, dijo que el gobierno federal presidido por AMLO tiene mejor coordinación y comunicación por el respaldo que considera da el mandatario a la “técnica y la ciencia”.

López-Gatell detalló que dicha situación no fue responsabilidad de quien fuera titular de la Secretaría de Salud (SSa), José Ángel Córdova, quien dio prioridad al trabajo técnico, sin embargo, consideró que actores políticos tanto del sistema federal como de los gobiernos estatales, buscaban tener protagonismo.

El médico añadió que la falta de corrupción marca una diferencia en el manejo de la epidemia, porque hace 11 años existió “presión política” para la compra de las pruebas rápidas que no avalaban ni la SSa ni el InDRE (Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos).

López-Gatell descarta tener aspiraciones políticas

En la entrevista, López-Gatell reveló que la presión era porque desde Presidencia ya se habían comprado miles de pruebas, a ello se sumaba la de las compañías de amigos o recomendados, sin embargo, la SSa resistió el embate adoptando la plataforma del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

A través de la plataforma se recopilaban los datos de las secretarías de salud estatales y del IMSS, que manejaba su propio sistema.

El subsecretario de Salud añadió que desde la aparición del Seguro Popular hace 15 años –ahora extinto- la política era “activamente privatizadora” porque el sistema de salud se puso en manos de los especuladores que tenían aliados en el gobierno. El propio Hugo López-Gatell identificó a siete compañías intermediarias “extorsionadoras”.

El funcionario de salubridad descartó tener aspiraciones políticas, pero reconoció que dedicar tiempo a las aclaraciones lo distrae de su labor y debilita la aceptación social de la información como el llamado a no seguir las medidas de prevención: “no me ofende, pero sí me preocupa que no se haga caso a la ciencia en el manejo de una epidemia”.