EE.UU. refuerza la estrategia de seguridad y antidrogas con Centroamérica

Giovanna Ferullo

Panamá, 29 feb (EFE).- La secretaria de Seguridad Nacional de EE.UU., Janet Napolitano, cerró hoy en Panamá una gira por Centroamérica con la que reforzó la cooperación en seguridad y reafirmó la lucha frontal al narcotráfico, en momentos en que en la región se plantea debatir la despenalización de las drogas.

Napolitano firmó este miércoles con el ministro de Seguridad de Panamá, José Raúl Mulino, acuerdos de cooperación para combatir la trata de personas, proteger la cadena de suministro comercial de posibles ataques terroristas, e incluir a Panamá en el programa estadounidense de viajeros fiables "Global Entry" (Entrada Global).

Como parte de la estrategia de seguridad para fortalecer la lucha conjunta contra el terrorismo y el crimen organizado, Napolitano firmó desde el pasado lunes, cuando comenzó su gira, acuerdos sobre identificación de pasajeros y de intercambio de información en México, Guatemala, El Salvador y Costa Rica.

"Hoy estamos fortaleciendo nuestra relación con Panamá" en el marco de los esfuerzos estadounidenses por potenciar "la seguridad en aviación, fronteriza y marítima, combatir las organizaciones criminales trasnacionales" entre otras, afirmó la alta funcionaria.

El fin de la gira de Napolitano coincidió hoy con el inicio en Panamá de un viaje relámpago por la región de la vicepresidenta de Guatemala, Roxana Baldetti, en busca de apoyos a la polémica iniciativa de abrir un debate sobre la despenalización de la droga como vía para combatir el narcotráfico y la violencia que genera.

Napolitano dejó claro que Estados Unidos "no cree que la despenalización sea la solución", sino que, por el contrario, promueve un "enfoque más regional" del combate de la droga, a la que se atribuye los altos índices de violencia e inseguridad que azotan a Centroamérica.

Washington considera que por América Central transita hasta un 90 por ciento de las cerca de 700 toneladas de cocaína que entran a Estados Unidos procedentes de países como Colombia.

Según datos de las Naciones Unidas, la extrema violencia ligada al narcotráfico deja en Centroamérica 44 muertos por cada 100.000 habitantes al año, cuando la media mundial es de 8,8, mientras que su combate cuesta unos 1.300 millones de dólares anuales, según cifras del Banco Mundial citadas por el Gobierno de El Salvador.

Estados Unidos "es consciente de su responsabilidad en cuanto a la creciente demanda de droga y por esa razón quiere trabajar más de cerca con los países de la región para atacar el problema por los altos niveles de criminalidad que está enfrentando", aseguró Napolitano en Costa Rica.

En ese sentido, el presidente panameño, Ricardo Martinelli, dijo este miércoles tras recibir de manos de Baldetti la propuesta de abrir un debate sobre la despenalización de las drogas, que Panamá está interesado en "intensificar" la lucha contra el narcotráfico.

El canciller panameño, Roberto Henríquez, ya había adelantado el lunes el rechazo de Panamá a una despenalización de las drogas, pero dijo que escucharía con "mucho respeto" la propuesta guatemalteca.

Asimismo, el presidente salvadoreño, Mauricio Funes, reiteró en un comunicado divulgado el martes tras la reunión privada que mantuvo con Napolitano, que una eventual despenalización "podría convertir a Centroamérica en un paraíso del tráfico y consumo de drogas".

También el Gobierno de Honduras se pronunció en contra de despenalizarlas en respuesta a Guatemala, e incluso lo hizo Rusia, a través del director del Servicio Federal de Control de Drogas, Víctor Ivanov, que en la última semana visitó El Salvador, Nicaragua y Panamá.

"No se pueden legalizar los estupefacientes y nuestra opinión la comparten muchos países europeos", dijo Ivanov el jueves en Managua.

Guatemala insiste en su propuesta, por lo que Baldetti continuó su gira regional este mismo miércoles a Costa Rica y El Salvador para explicarla.

La idea del presidente guatemalteco, el general retirado Otto Pérez Molina, es que esa iniciativa se presente como una propuesta regional en la Cumbre de las Américas de abril próximo en Cartagena de Indias (Colombia).

"Unos podrán estar a favor y otros en contra de la despenalización, pero eso no importa. Lo que queremos es abrir el diálogo respecto a cuáles son las otras formas efectivas para luchar contra el narcotráfico", declaró Pérez Molina el lunes en rueda de prensa conjunta con Napolitano.

0
comentarios
Ver comentarios